Tráfico | T 57° H 96%

Mundo

La ofensiva militar en el noroeste de Pakistán provoca más de 60.000 desplazados

WUNI News
06/17/2014 7:33 AM
Actualizada: 06/17/2014 9:31 AM

Islamabad, 17 jun (EFE).- Al menos 62.000 personas han tenido que abandonar con urgencia sus hogares en la región tribal de Waziristán del Norte, en el noroeste de Pakistán, a causa de la ofensiva militar en la zona, informaron hoy a Efe fuentes oficiales.

Casi la mitad de los desplazados registrados desde el inicio de la operación militar el pasado domingo son niños, según el director del organismo de gestión de desastres de las regiones tribales, Arshad Khan.

“Más de 29.000 de los refugiados son niños, mientras que cerca de 20.000 son mujeres”, detalló Khan, que añadió que hasta ahora los civiles que huyen de los combates han optado por refugiarse con sus familiares en la vecina provincia de Khyber-Pakhtunkhwa (KPK).

El homólogo de Arshad Khan en KPK, Tahir Orakzai, explicó que en vísperas de la ofensiva las autoridades diseñaron un plan de contingencia en el que estimaron que habría al menos 100.000 civiles desplazados por los combates.

“Hemos puesto en marcha dos campos de refugiados, uno en zona tribal y otro en KPK, pero hasta ahora están casi vacíos. Aún así lo tenemos todo preparado para alojar a todas las familias que lo necesiten”, afirmó Orakzai.

Según esta fuente, una de las razones que puede ayudar a explicar la reticencia a alojarse en los campos gubernamentales fueron las amenazas que lanzaron los yihadistas sobre aquellos que aceptaran ir a instalaciones de las autoridades paquistaníes.

Las altas temperaturas estos días en el norte y oeste de Pakistán, muy por encima de los 40 grados centígrados, también son un obstáculo a tener en cuenta a la hora de entender el rechazo a establecerse en campos de refugiados.

Además de los más de 60.000 civiles registrados por los organismos paquistaníes, los medios locales explican que muchos otros miles de civiles de las zonas tribales afectadas por los combates han optado por cruzar la frontera del vecino Afganistán.

Las zonas tribales están pobladas en su gran mayoría por población pastún que guarda estrechas relaciones, a menudo de parentesco, con los habitantes de las provincias afganas colindantes con Pakistán.

Desde el inicio de la ofensiva del Ejército contra los grupos yihadistas han muerto al menos 176 insurgentes, según declaró hoy a Efe una fuente de la Administración local de Waziristán del Norte.

Ayer murieron también seis soldados por la explosión de un artefacto al paso de su vehículo militar en el distrito de Ghulam Khan, en la misma región.

El primer ministro, Nawaz Sharif, aseguró ayer en comparecencia parlamentaria que la ofensiva militar continuará hasta que “todos los terroristas sean eliminados”, y lamentó los ataques contra las fuerzas de seguridad a pesar del proceso de paz iniciado en febrero.