Tráfico | T 56° H 55%

Nacionales

Ejecutan en una cárcel de Florida a un hombre que asesinó a su esposa e hijo

WUNI News
06/18/2014 8:51 PM
Actualizada: 06/19/2014 1:43 AM

Miami (EE.UU.), 18 jun (EFE).- John Ruthell Henry, de 63 años, fue ejecutado hoy en una prisión estatal de Florida (EE.UU.) por el asesinato hace casi tres décadas de su esposa, Suzanne Henry, y el hijo de ella, Eugene Christian, de 5 años de edad.

El reo recibió una inyección letal en la prisión estatal de Raiford, en las inmediaciones de la localidad de Starke, y su fallecimiento fue certificado poco antes las 08.00 hora local (01.00 GMT del jueves), según fuentes oficiales.

La de Henry constituye la tercera ejecución en Estados Unidos en menos de 24 horas, tras la de Marcus Wellons, en Georgia, y la de John Winfield, en Misuri.

Jessica Cary, portavoz del presidio de Raiford, localizado al noreste de Florida, señaló hoy que el preso rechazó su última comida y que poco antes de su muerte su estado de ánimo era “tranquilo”, según reportó Tampa Bay Times.

Horas antes de su ejecución, la Corte Suprema de Estados Unidos rechazó un pedido de aplazamiento de la sentencia hecha por sus abogados, quienes alegaron que el preso no era “mentalmente estable” para comprender lo que afrontaba.

El pasado martes, una corte de apelaciones ya había rechazado el pedido de la defensa para que el juicio se postergara.

Henry fue sentenciado por el asesinato de su esposa en la localidad de Zephyrhills, en diciembre de 1985, a quien le propinó 13 puñaladas en la cara y el cuello tras una discusión doméstica, según los reportes policiales.

El parte señala que tras matar a la mujer, horas después asesinó a cuchilladas a Eugene Christian, el hijo de 5 años de edad de Suzanne, en el condado Hillsborough, tras manejar casi nueve horas y fumar crack. El asesino abandonó el cuerpo del menor en un descampado.

En 1976, Henry fue sentenciado por asesinar a cuchilladas a Patricia Rody, en ese entonces con 28 años. El reo solo estuvo confinado ocho años y fue liberado con libertad condicional en enero de 1983, dos años antes de volver a cometer asesinato.

De acuerdo con cifras oficiales, el estado de Florida ha ejecutado a 81 presos desde que la pena capital fue reinstaurada en 1979.