Tráfico | T 68° H 63% | Powered by Yahoo! Weather

Nacionales

Últimas ejecuciones de EEUU son “apresuradas”, según director de observatorio

WUNI News
06/18/2014 7:21 PM

Washington, 18 jun (EFE).- Las ejecuciones llevadas a cabo entre el martes y hoy en Estados Unidos fueron “apresuradas”, según el director ejecutivo del observatorio sobre la pena de muerte Death Penalty Information Center (DPIC, en inglés), Richard Dieter.

En una entrevista con Efe, Dieter, que se opone a la pena capital, se refirió así a las ejecuciones de dos presos en Georgia y Misuri, las primeras que ocurren en Estados Unidos desde el polémico ajusticiamiento de un reo de Oklahoma, Clayton Lockett, a finales de abril.

“Las ejecuciones fueron apresuradas, deberían de haberse retrasado hasta que tuviéramos toda la información. Pero cada estado está operando de forma independiente. No hay un control nacional en este momento”, afirmó Dieter.

Según el director del DPIC, los departamentos penitenciarios de Georgia y Misuri, así como el de Florida, donde está programada otra ejecución para este miércoles, deberían de haber suspendido los ajusticiamientos.

Desde que tuvo lugar la ejecución de Lockett, cuya muerte tardó más de cuarenta minutos tras la administración de la inyección letal, lo que prolongó el sufrimiento del reo, que acabó muriendo de un ataque cardíaco, no se habían practicado más ejecuciones en Estados Unidos.

“No queremos que eso vuelva a suceder y, sin embargo, no sabemos exactamente lo que lo pasó, en lo que se refiere a las causas”, indicó Dieter.

A lo largo de las últimas siete semanas, diferentes tribunales han bloqueado seis ejecuciones que estaban previstas, incluida una que iba a tener lugar hoy en el estado de Pensilvania, mientras se iniciaban varias investigaciones para esclarecer lo sucedido en la accidentada muerte de Lockett.

“Hubo muchas suspensiones, pero no todas estuvieron relacionadas con lo que pasó en Oklahoma el pasado 29 de abril. En cada caso hubo unos hechos particulares: por ejemplo uno tenía discapacidad intelectual y otro tenía un problema físico que hubiera complicado las cosas terriblemente”, explicó el director del observatorio.

Sin embargo, en el periodo de 24 horas entre el martes y el miércoles se programaron cuatro ejecuciones, de las cuales ya se han realizado dos, otra fue aplazada y otra está pendiente.

“Estas ejecuciones se llevan por delante la apertura del Gobierno a debatir sobre la pena de muerte con toda la información. Ambas implicaron secretismo sobre las drogas que se estaban usando, quién las preparó y quién participó en las ejecuciones. Y eso impide una discusión completa de este tema entre los estadounidenses”, advirtió Dieter.

El director del DPIC aludió en estos términos a la petición que el presidente estadounidense, Barack Obama, realizó al secretario de Justicia, Eric Holder, de analizar los métodos con los que se aplica la pena capital en el país, tras la muerte de Lockett.

“El presidente ha dicho que todo el proceso debe de ser revisado, pero la investigación prácticamente no ha empezado, así que no tenemos el tipo de información para hacer un juicio sobre si deberían de ocurrir más ejecuciones o si se deberían de aprobarse más restricciones”, señaló Dieter.

“No es que hayan cambiado las cosas, aún están investigando lo que ocurrió en Oklahoma, no sabemos qué pasó. Quizás descubren un fallo en todos los procedimientos que usan los estados. Mientras tanto, puede ser que ahora los tribunales vigilen más de cerca por lo que pasó en Oklahoma”, añadió el director del observatorio.

Según Dieter, cuando el presidente se refirió a la pena de muerte, apuntó a “problemas amplios”, como la discriminación racial que se da en las condenas capitales o la inculpación de inocentes, por lo que consideró que las palabras de Obama “indican que la pena de muerte en sí misma necesita ser examinada”.

“Ya teníamos los problemas habituales de injusticia e inculpación de inocentes y ahora tenemos uno nuevo, que los estados no son capaces de llevar a cabo las ejecuciones de una forma humana, así que creo que aún queda mucho que discutir sobre la pena de muerte en los Estados Unidos”, dijo Dieter.