Tráfico | T 57° H 64%

Inmigración

Unicef dice que la reunificación legal es la “mejor opción” para niños inmigrantes en EE.UU.

WUNI News
06/19/2014 6:23 PM
Actualizada: 06/20/2014 10:44 AM

San Salvador, 19 jun (EFE).- La reunificación familiar apegada a las leyes de Estados Unidos es la “mejor opción” para los miles de niños inmigrantes centroamericanos en ese país, dijo hoy el representante de Unicef en El Salvador, Gordon Jonathan Lewis.

El Salvador, Honduras y Guatemala, de donde procede la mayoría de esos menores que cruzan solos la frontera estadounidense, deben crear garantías y condiciones socio-económicas “para que los niños no tengan que tomar esa triste decisión de salir de sus países”, subrayó Lewis en una entrevista con Efe, en la que remarcó que ese viaje “es peligrosísimo”.

El representante del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) admitió que, como han advertido autoridades de Estados Unidos, muchos menores detenidos en ese país tendrán que ser repatriados, lo que debe hacerse, enfatizó, respetando sus derechos.

Más de 43.000 niños centroamericanos, según datos de Estados Unidos, han llegado entre 2011 y mayo de este año a ese país y, cientos de ellos, se encuentran detenidos en albergues producto de un fuerte aumento del flujo en los últimos meses.

Según Lewis, la cantidad de menores inmigrantes centroamericanos “hasta mayo sobrepasa ya los 47.000, con estimativas de que pueda llegar a 60.000 o 70.000 al cierre del año fiscal 2014″.

Explicó que actualmente “la preocupación fundamental” para El Salvador, Guatemala y Honduras son “los aproximadamente 1.200 a 1.400″ menores que están en albergues, unos 379 de ellos salvadoreños, aunque expresó “satisfacción” porque Estados Unidos haya reaccionado “movilizando las diferentes entidades del Gobierno federal” para atender esta “emergencia de carácter humanitario”.

Unicef ha insistido en que se brinde a esos menores asistencia humanitaria, protección integral y respeto a sus derechos, indicó Lewis, al apuntar que “la reunificación familiar es la mejor opción para todos estos niños”.

Pero reconoció que sólo será posible cuando “la situación de niños caso por caso pueda justificar (…) una reunificación familiar con sus parientes que están en Estados Unidos, dependiendo del cumplimiento con las leyes de ese país”.

“Evidentemente, en determinado momento se tendrá la opción de una repatriación, una deportación, dependiendo del caso individual de cada uno de estos niños”, admitió, e insistió en que se les debe “respetar la dignidad” y dar “protección integral”.

Lewis consideró que el drama de los menores inmigrantes que se van a Estados Unidos, solos o con traficantes de indocumentados, “no solamente es resultado de un problema coyuntural”.

Esta situación surge de “la combinación de una serie de factores desatendidos a lo largo de muchas décadas, que ahora se están uniendo para crear lo que se llama una tormenta perfecta”, planteó.

En ese sentido, indicó que el llamado de sus padres y la violencia, sobre todo de las pandillas, son las principales causas que empujan a muchos menores a irse para Estados Unidos, además de factores estructurales como la pobreza y la desigualdad.

Como ejemplo de que la reunificación familiar es causa “poderosa” de esa migración, explicó que en El Salvador “aproximadamente 900.000 niños, que constituirían casi un 48 % de la población total infantil del país, viven en una situación de significativa desarticulación familiar”, sin padre, madre o ninguno.

También advirtió de que traficantes de indocumentados propician esa migración de menores.

Hay “una información no muy fidedigna ni muy correcta que está siendo manejada y manipulada por los ‘coyotes’, de que estos niños serían sujetos de una cierta amnistía por (…) la reforma migratoria en Estados Unidos. Evidentemente, ese no es el caso”, aseveró.

Unos tres millones de salvadoreños viven en el exterior, 2,5 millones de ellos en Estados Unidos, según datos oficiales.

Lewis añadió que la “espiral de violencia” también es “un factor poderosísimo de expulsión” de niños hacia Estados Unidos y recordó que El Salvador, Guatemala y Honduras son “los (países) más violentos en toda América Latina”.

Esta situación se refleja, según él, en que sólo en El Salvador entre los años 2005 y 2013 “fueron asesinados aproximadamente 6.300″ menores, el 80 % de ellos de edades entre los 15 y los 19 años.

El problema de los menores inmigrantes centroamericanos será analizado mañana en Guatemala por el vicepresidente de Estados Unidos, Joseph Biden, con los gobernantes de ese país y de El Salvador, Otto Pérez Molina y Salvador Sánchez Cerén, respectivamente, y el coordinador general del Gobierno de Honduras, Jorge Ramón Hernández.