Tráfico | T 74° H 64% | Powered by Yahoo! Weather

Otros Deportes

Michelle Wie conquista su primer “grande”

WUNI News
06/22/2014 7:31 PM
Actualizada: 06/23/2014 11:08 AM

Pinehurst (EE.UU.), 22 jun (EFE).- Más de diez años después de su debut como niña prodigio del golf, la golfista de 24 años estadounidense Michelle Wie ha impuesto su madurez para conquistar el Abierto de golf femenino de Estados Unidos, que se ha disputado esta semana en Pinehurst (Carolina del Norte).

Tras el retroceso de la jornada anterior, un impresionante ‘eagle’ en el hoyo 10, un decepcionante doble ‘bogey’ en el 16 y un definitivo ‘birdie’ en el 17 contribuyeron a la primera victoria en un grande de Wie.

La número uno del mundo Stacy Lewis pisó los talones de Wie con una ronda de cuatro bajo el par y se quedó a dos golpes de la ganadora, seguida de la revelación norirlandesa Stephanie Meadow, y las tres coreanas Amy Yang, Meena Lee y So Yeon Ryu. En la última jornada se impuso la juventud y se esfumaron las esperanzas de victoria de la veterana golfista estadounidense Juli Inskster, de 53 años, y la escocesa Catriona Matthews, de 44 años, en el duro recorrido de Pinehurst.

Las cuatro españolas clasificadas por primera vez para el fin de semana de un grande, Azahara Muñoz, Beatriz Recari, Belén Mozo y Carlota Ciganda, no lograron pasar del vigésimo segundo puesto. Por cierto, se trata de las mismas cuatro golfistas que defenderán los colores de España contra otros equipos nacionales en la International Crown, a finales de julio.

Por su parte, la colombiana Mariajo Uribe, que se mantuvo cerca del liderato hasta el sábado, también sucumbió al calor y a las dificultades del recorrido.

Por primera vez en la historia, el campo número dos de Pinehurst ha albergado sucesivamente el Abierto masculino y femenino de Estados Unidos, con la consiguiente oportunidad de comparar el juego de los mejores y las mejores del mundo. Salvo la lógica diferencia de distancias y la victoria excepcionalmente aplastante del alemán Martin Kaymer en la semana anterior, la similitud de los resultados finales de ambos US Open demuestra que el buen golf no es cuestión de género.