Tráfico | T 59° H 87%

Economía

Reactivan el sistema de reciclaje de agua radiactiva en Fukushima

WUNI News
06/22/2014 1:40 AM

Tokio, 22 jun (EFE).- La accidentada central nuclear de Fukushima reactivó hoy su sistema de reciclaje de agua radiactiva de la planta que permanecía suspendido desde hace un mes por problemas técnicos, informó la operadora de la central, Tokyo Electric Power (TEPCO).

Los técnicos han conseguido poner en marcha parte del sistema, que se encuentra en fase de pruebas y ha sido desconectado en varias ocasiones debido a problemas como la corrosión causada por la radiación en las conducciones, según dijo un portavoz de TEPCO a la agencia Kyodo.

TEPCO desactivó el pasado 20 de mayo el único de los tres circuitos del llamado ALPS (Sistema Avanzado de Procesamiento de Líquidos) que aún operaba, el C, mientras que los otros dos circuitos de tratamiento permanecen suspendidos desde marzo y mediados de junio.

La operadora de la planta desconoce por el momento cuándo podrá utilizar el sistema a pleno rendimiento.

El Sistema Avanzado de Procesamiento de Líquidos retira del agua usada para enfriar los maltrechos reactores de Fukushima 62 tipos de materiales radiactivos a excepción del tritio.

Mediante el ALPS, TEPCO pretende haber limpiado para marzo de 2015 todo este agua que se almacena en más de 1.000 contenedores que hay repartidos por las instalaciones de Fukushima.

Con vistas a acelerar este proceso, la operadora planea construir dos nuevas instalaciones similares de tratamiento de agua, una de ellas con mayor capacidad que el actual ALPS.

En Fukushima Daiichi hay almacenadas unas 360.000 toneladas de agua altamente radiactiva esperando a ser procesadas.

Una vez que el ALPS esté plenamente operativo, será capaz de depurar unas 750 toneladas de agua cada día, según datos de la operadora.

La acumulación de agua radiactiva en la planta es uno de los principales desafíos de cara a poder desmantelar los reactores que resultaron dañados por el terremoto del 11 de marzo de 2011 y el tsunami posterior, una operación que se cree durará tres o cuatro décadas.

El seísmo y tsunami de 2011 provocaron en la central de Fukushima el peor accidente nuclear desde el de Chernóbil (Ucrania) en 1986 y todavía hoy unas 50.000 personas que vivían en torno a la planta siguen sin poder retornar a sus casas debido a la radiación, que ha afectado además a la agricultura, la ganadería y la pesca local.