Tráfico | T 60° H 83%

puerto rico hoy

Mayor grupo mediático de Puerto Rico prevé 20 años más de diarios en la isla

WUNI News
06/23/2014 2:51 PM
Actualizada: 06/23/2014 11:14 PM

San Juan, 23 jun (EFEUSA).- Luis Alberto Ferré Rangel, director de los dos mayores diarios impresos de Puerto Rico, cree que a la prensa escrita de la isla le quedan al menos “quince o veinte años” más de buena salud y reconoció que “hay espacio para mejorar” el modo en que los medios locales cubren la crisis económica.

“Hay mucho espacio para mejorar”, aseguró a Efe el director de El Nuevo Día y de Primera Hora, los dos diarios más leídos, tanto en papel como por internet, de la isla, donde GFR Media (Grupo Ferré Rangel) es propietario además de otras publicaciones, páginas web y proyectos de distinta índole.

En su opinión, el nivel periodístico de Puerto Rico está a la altura del momento histórico que está viviendo, aunque “hay mucho espacio para mejorar”, en parte debido a que, dijo, “existe mucha presión económica en los medios que competimos en este ecosistema”.

“Hay un peligro enorme de seguir en la banalidad, en la superficialidad que demanda el periodismo digital rápido”, defendió, convencido de que “no podemos quedarnos ahí: hay un riesgo grande de que la prensa local deje de reportar otro Puerto Rico que está tratando de nacer”.

Ese “otro Puerto Rico” al que se refirió el nieto del exgobernador de la isla Luis A. Ferré es “el de los actores de cambio social, de comunidades que están logrando transformar sus entornos y que tienen experiencias que se puede extrapolar a nivel de país”.

“La idea es crear una visión distinta del periodismo: Avanzar hacia un periodismo más social, más de cambio, que un periodismo que se limite a dejar constancia de la realidad”, explicó en conversación con Efe este miembro de una familia ligada íntimamente a la historia del periodismo en la isla.

La semana pasada, la Universidad Sagrado Corazón de San Juan anunció que su Escuela de Comunicación llevará el nombre de Ferré Rangel en agradecimiento a una donación familiar de cinco millones de dólares.

Esa transformación en la forma de hacer periodismo, dijo el directivo, “requiere unas destrezas distintas, incluso un pensamiento distinto”, en busca de un periodismo “más consecuente”, que no se mantenga tanto al margen de la historia, contando sólo “sus contornos”, sino que profundice, “sin abandonar la independencia y la objetividad”.

“No son tiempos de andar narrando las crisis. Hay que insertarse en ellas, para informar desde dentro, para poder mostrar todas las aristas y a todos los protagonistas, no sólo a los que están en el poder”, defendió.

Aunque para un periodista “lo más cómodo es llamar a quienes están en el poder”, en ocasiones, según dijo, “también hay que localizar al líder comunitario para saber lo que piensa” y eso requiere un tiempo del que no siempre se dispone en los medios de comunicación.

“La visión que se tiene desde los márgenes de la sociedad es muy diferente a la que podemos tener los periodistas”, aseguró, tras defender la importancia de “dar visibilidad a voces que a veces no se atienden porque son difíciles de conseguir, son contestatarias, controvertidas, no están instaladas en el poder o simplemente no tienen un mensaje diseñado para los medios”.

En cuanto al soporte ideal para hacer llegar la información a la ciudadanía, argumentó que “los ‘breaking news’ ya nos llegan por nuestros celulares, pero en los productos web y en el papel (periódicos) hay que contextualizar”, ya que, indicó, “la rapidez y la inmediatez no es excusa para no profundizar e investigar”.

En su opinión, es necesario tener “una estrategia periodística para cada plataforma”, incluidos los periódicos.

“El papel tiene aún un largo futuro, sobre todo en Puerto Rico”, donde prevé que sobrevivirá “unos quince o veinte años más”, porque “la generación que recién se está retirando ahora nació con la cultura del periódico”.

“Yo calculo unos quince años o veinte años más de una industria sólida de periódicos en Puerto Rico”, aventuró Ferré Rangel, quien aseguró que “nosotros nos estamos preparando para la próxima etapa”.

Además, recordó que Puerto Rico tiene unas características geográficas, demográficas y sociales “muy particulares” que hace difícil la distribución de diarios: “desde urbanizaciones cerradas hasta barrios populares: La distribución casa a casa cada vez es más costosa”.

“Desde 1995, fuimos los primeros en Puerto Rico en poner un pie en el mundo tecnológico y desde entonces no hemos parado de explorar e invertir”, dijo.