Tráfico | T 44° H 76%

Espectáculos

Joaquín Sabina acompaña a la artista israelí Noa entre notas de boicot

WUNI News
06/24/2014 9:00 PM

Tel Aviv, 24 jun (EFE).- El cantante Joaquín Sabina acompañó hoy a la artista israelí Noa en la presentación del nuevo álbum de esta última en un concierto en Tel Aviv que ha desatado duras críticas al artista español por parte de grupos pro-palestinos.

En su segunda visita al país “pero espero que no la última”- matizó Sabina durante la actuación- el artista nacido en Jaén pero de corazón madrileño interpretó dos temas en castellano, hebreo e inglés con Noa, a la que profesó su cariño y respeto.

“Vengo por amistad y por admiración a Noa. A veces entiendo el boicot económico y armamentístico, pero no el cultural o artístico. Estamos para tender puentes, no para dinamitarlos”, explicó a Efe minutos antes del concierto, en relación a la campaña de boicot que precedió a su llegada a Israel.

Días antes del evento, la Red Solidaria contra la Ocupación de Palestina (RESCOP), compuesta por decenas de asociaciones y ong españolas, mostró su “sorpresa ante la actuación del cantante español Joaquín Sabina, de nuevo, en Tel Aviv”.

Dos años después de una amplia campaña en la que RESCOP pidió, sin éxito, a Sabina y Joan Manuel Serrat que anularan su actuación en Tel Aviv en el marco de su gira “Dos pájaros contraatacan”, el jiennense volvió a desoír su demanda y regresó a la ciudad, donde aseguró sentirse bienvenido.

“Shalom” (hola, en hebreo), acompañado de un elaborado “qué tal Tel Aviv” en la lengua madre de Noa abrieron la breve colaboración de ambos artistas que mostraron en todo momento una complicidad especial.

“A la sombra de un león”, tema del artista sobre una ciudad que no podía ser otra que Madrid y la nueva “You-Tu… (Vals de Joaquín y Noa)”, compusieron el repertorio que ambos interpretaron sobre un intimista escenario del Museo del Arte de Tel Aviv.

La canción, incluida en el nuevo disco de la artista israelí “Love Medicine”, fue fruto de un encuentro entre ambos en la capital española y de varias horas de viaje hasta Santiago de Compostela, que dieron a Noa el espacio suficiente para crear un tema inspirado en Sabina.

“Grabamos la canción con un precioso arreglo de cuerda de manos de Gil Dor, en Tel Aviv y en Madrid, en inglés y español, para nuestro disco ‘Love Medicine’, explicó Noa en una carta en la que anunció el concierto.

Las voces en español sobresalían entre el hebreo a la entrada de uno de los múltiples auditorios del museo, que mostró un lleno casi completo, y dejaban entrever que, si bien Noa era un reclamo, parte del público buscaba ver, aunque fuera brevemente, al aclamado cantautor.

“Sabina es un grande en Argentina, ¿sabés?”, conminaba una pareja casualmente de paso desde el país latinoamericano que no había querido perderse la actuación cuando tuvieron conocimiento de que Sabina visitaría Israel.

“No tenía conocimiento de la campaña de boicot contra este tipo de colaboraciones. Pero si lo hubiera sabido, también habría venido”, espetó Ernesto, también natural de Argentina pero con más de cuarenta años a sus espaldas en el país.

La iniciativa del Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) se inició hace años, en imitación a la desarrollada contra la Sudáfrica del Apartheid.

Su fundamento es la señalización del Estado de Israel “por el incumplimiento de la legislación internacional y los principios generales de los Derechos Humanos”, en la que el boicot cultural “tiene especial importancia”.

La RESCOP resaltó que el concierto se celebraba “justo en medio de una oleada de asesinatos, detenciones y castigo colectivo que está sufriendo el pueblo palestino por parte de la ocupación militar israelí”.

El Ejército israelí inició hace doce días una vasta operación militar de búsqueda de tres estudiantes rabínicos israelíes desaparecidos el pasado 12 de junio cuando hacían autostop cerca del bloque de colonias de Gush Etzion, vecino a las ciudad palestina de Hebrón.

Durante la misma, han muerto seis palestinos, 118 han resultado heridos y cerca de 500 han sido detenidos, según datos proporcionados por la Organización para la Liberación de Palestina (OLP).

Sin embargo, ajenos al llamamiento y a la situación que desde hace días aumenta la presión sobre Gaza y Cisjordania en una operación que ha sido denominada por la población de “castigo colectivo”, los asistentes manifestaron su deleite ante el concierto.

Al grito, en castellano, de “otra, otra”, Noa cumplió con su público con un último tema que puso fin a una noche de guitarra española, notas de jazz, blues, sonidos tribales y que cerró con un masivo “cumpleaños feliz” para la artista.

Etiquetas