Tráfico | T 52° H 100%

Mundo

Pasean el ataúd de un empleado en la pala de la excavadora donde trabajaba

WUNI News
06/24/2014 4:21 PM

San Juan, 24 jun (EFEUSA).- El cuerpo de un trabajador de equipamiento pesado fue velado y paseado sobre la pala de una excavadora con la que trabajaba por el barrio donde residía en Puerto Rico, donde cada vez son más frecuentes los velatorios extravagantes.

Según explicó hoy a Efe Myrna Santiago, empleada del municipio de Naranjito, localidad al centro de la isla, el ataúd con el cuerpo de Félix “Felo” Rivera Vázquez, quien murió la semana pasada, fue colocado sobre la pala de una excavadora.

El vehículo encabezó una caravana de una veintena de excavadoras que transitó por el barrio Achiote, después de que el cadáver fuera velado en la funeraria Naranjito Memorial.

“Félix era tremendo ser humano. Cuando lo montaron en la excavadora, la gente le empezó a tirar flores”, relató Santiago sobre esta peculiar despedida, diferente a lo que en la isla se conoce como “muertos paraos” y que consiste en embalsamar los cuerpos y mostrarlos al público recreando escenas que dan la sensación de que siguen vivos.

Hace unas semanas la octogenaria puertorriqueña Georgina Chervoni Lloren fue velada con traje de novia y recostada sobre su mecedora favorita, tal y como pidió a sus cinco hijas antes de morir.

En los últimos meses se ha velado a un púgil vestido como si fuera a participar en un combate y colocado de pie en la esquina de un ring, y a otro joven de 22 años sobre la moto de gran cilindrada que solía conducir.

También fueron casos llamativos el de un hombre que fue embalsamado y mostrado sobre una de las ambulancias que poseía como propietario de una empresa, o el de otro que fue mostrado ataviado como el “Che” Guevara, al que admiraba.

Estos velatorios son tomados muy en serio por las familias, que tratan de homenajear de una forma especial a los fallecidos, aunque las autoridades han intentando sin éxito encontrar vías legales para prohibirlos.

Mientras, esta práctica, que nació en Puerto Rico en 2008, parece extenderse por otros lugares de EE.UU., según publicó el pasado fin de semana el New York Times, que detalló que en Nueva Orleans se han realizado tres velorios de este tipo en los últimos dos años, y otro en Mechanicsburg (Ohio).