Tráfico | T 34° H 79%

Inmigración | México

Denuncian que padres dejan a niños en manos de los cárteles de droga para cruzar la frontera

WUNI News
06/26/2014 7:10 PM
Actualizada: 06/27/2014 12:06 PM

Tucson (EE.UU.), 26 jun (EFE).- Autoridades migratorias y organizaciones proinmigrantes denunciaron que los padres de los menores centroamericanos que están cruzando ilegalmente la frontera los dejan en manos de los cárteles de droga que controlan el cruce ilegal.

“Todo lo que pasa de contrabando por la frontera es controlado por los carteles de México, y eso incluye droga, niños, familias…, lo que sea”, dijo hoy a Efe el vocero de la Patrulla Fronteriza en Arizona, Andrés Adame.

El portavoz de la agencia federal reiteró que “todos” los que cruzan la frontera entre Arizona y Sonora tienen que pagar a los “coyotes”, que, según las autoridades estadounidenses, forman parte de los grupos delictivos vinculados al narcotráfico.

“A ellos no les importa la vida, sólo el dinero, por eso los roban, abusan de ellos sexualmente. Estos niños y las familias son los más fáciles para engañar”, agregó.

Menores que se encuentran bajo custodia de la Patrulla Fronteriza que han sido entrevistados por autoridades consulares dijeron que pagaron entre 5.000 y 10.000 dólares al “coyote” para que los trajera hasta Estados Unidos.

Según cifras de la Patrulla Fronteriza, en lo que va del año fiscal 2014 (que comenzó el 1 de noviembre de 2013), 11.436 niños de El Salvador, 12.670 de Guatemala, 15.027 de Honduras y 12.146 de México han sido detenidos en la frontera sur.

Estas cifras doblan a las registradas el año pasado, lo cual está provocando una crisis humanitaria, según reconocieron fuentes de la propia Casa Blanca.

Los menores mexicanos son deportados de inmediato a su país, mientras los centroamericanos deben pasar por un proceso migratorio que puede durar años, pero que probablemente acabe en la expulsión del país.

“Desafortunadamente hay muchas mentiras que les dicen a las personas que quieren emigrar a Estados Unidos, les dicen que no tendrán problemas y que después de que lleguen tendrán la posibilidad de quedarse. Nosotros sabemos que nada de eso es verdad”, dijo a Efe Juanita Molina, directora de la organización Fronteras Compasivas.

Según Molina, menos del 15 % de los niños y familias que han entrado en el país como indocumentados tiene posibilidades de obtener asilo político.

A pesar de ello, Molina aseguró que el peligro más grande que corren los menores es ser guiados por miembros de los cárteles de la droga.

Por ello pidió a los padres de estos niños en Centroamérica que se “informen bien antes de arriesgar la vida de sus hijos, porque es un peligro muy grande al que los mandan, más durante la época de calor. Podríamos ver más niños muertos”.

Antes de llegar a la frontera de Texas los “coyotes” preparan a los menores para que sepan qué responder al ser detenidos por la Patrulla Fronteriza.

Prueba de ello es que a uno de los menores se le incautó un papel escrito a mano con las repuestas a las probables preguntas que le harían los agentes.

“Ellos vienen entrenados, traen los números de teléfonos de sus familiares, uno traía hasta el nombre de una trabajadora social porque le dijo el ‘coyote’ que cuando se entregara lo iban a mandar a un albergue y luego lo entregaban a sus padres”, contó a Efe la cónsul de Guatemala en Arizona, Jimena Díaz.

“Lo que no sabían era que esto iba a demorar tanto tiempo; luego nos dijo que, de haberlo sabido, no se hubiera venido”, explicó.

Funcionarios consulares de Guatemala y El Salvador indicaron a Efe que están trabajando en campañas informativas en los medios de comunicación de sus países para enviar el mensaje de que no hay un camino a la legalización para estos niños que cruzan ilegalmente.

El secretario de Seguridad Nacional, Jen Johnson, explicó este jueves durante su visita a un centro de detención en Arizona donde permanecen 900 menores centroamericanos que está trabajando con los gobiernos de la región y de México para buscar alternativas que detengan esta migración masiva.

Johnson tiene previsto además un viaje a Guatemala a principios de julio para intentar reducir el éxodo de menores sin acompañante que buscan entrar en Estados Unidos de la mano de los “coyotes” y los cárteles de droga.