Tráfico | T 66° H 75% | Powered by Yahoo! Weather

Economía | Latinoamérica

Curitiba amanece sin autobuses tras albergar su último partido en el Mundial

WUNI News
06/27/2014 11:01 AM

Río de Janeiro, 27 jun (EFE).- Curitiba, una de las doce sedes del Mundial de fútbol Brasil 2014, amaneció hoy sin transporte público debido a una huelga de los cobradores de los autobuses un día después de que la ciudad albergase el partido Argelia-Rusia, el último de sus compromisos en la competición.

La paralización dejó este viernes en los garajes al 100 % de los autobuses públicos de la capital del sureño estado de Paraná y sin transporte a cerca de dos millones de pasajeros que utilizan el servicio diariamente, informaron hoy fuentes sindicales.

Los cobradores de los pasajes de autobús se declararon en huelga a partir del jueves, pero los vehículos circularon ayer normalmente debido a que los conductores permanecieron en sus puestos y ofrecieron gratuitamente el servicio a los pasajeros.

La patronal que representa a los propietarios de los autobuses (Setransp) informó que, pese a que autorizó a los conductores a trabajar nuevamente sin la compañía del cobrador, piquetes de sindicalistas bloquearon todos los garajes para impedir la salida de los vehículos.

El Sindicato de Conductores y Cobradores (Sindimoc), por su parte, afirmó que los propietarios de los autobuses no dejaron a los conductores salir a trabajar debido a que, sin cobrador, tendrían que volver a recoger pasajeros sin cobrarles la tarifa y volverían a sufrir millonarias pérdidas.

El alcalde de Curitiba, Gustavo Fruet, aseguró en un mensaje en su cuenta en una red social que un juez atendió un recurso presentado por la municipalidad para que al menos una parte de los autobuses circule.

“La justicia laboral determinó que Sindimoc y Setransp (sindicato de los propietarios) coloquen en circulación el 100 % de la flota y que el 50 % de los cobradores trabaje”, afirmó el alcalde.

Los cobradores exigen un aumento salarial y su paralización fue considerada como legal por la justicia.

El fin del Mundial también significó el retorno de los trastornos para la ciudad de Natal, otra de las sedes mundialistas y que sufrió con una huelga de autobuses el miércoles, un día después de que albergase el Italia-Uruguay, su último partido en la competición.