Tráfico | T 59° H 81%

Mundo

El príncipe Carlos trató de influir en el Gobierno, según un exministro

WUNI News
06/29/2014 5:30 AM

Londres, 29 jun (EFE).- El príncipe Carlos, heredero de la corona británica, trató de influir en decisiones del Gobierno de Tony Blair (en el poder entre 1997 y 2007) sobre asuntos relacionadas con la educación, según ha revelado el ex ministro laborista David Blunkett.

En un programa sobre el príncipe titulado “El activista real” que emitirá hoy Radio 4 de la BBC, el que fuera responsable de Educación entre 1997 y 2001 ha relatado el alcance de la influencia del príncipe, cuya función debe ser imparcial en política.

Además de educación, el príncipe de Gales habló de asuntos como el cambio climático con otros ministros laboristas, de acuerdo con el documental, que trata de la labor constitucional de Carlos.

Según Blunkett, el príncipe trató de convencer al Gobierno laborista para que abriera más “Grammar Schools”, colegios secundarios públicos cuyo ingreso es selectivo académicamente, pero a Carlos “no le gustó” cuando su petición fue rechazada.

“Yo explicaría que nuestra política no era la de extender las escuelas de gramática, y eso a él no le gustó”, agregó el antiguo ministro, y admitió que no le molestó la intervención del príncipe.

“Si esperas ser rey del Reino Unido, y has esperado durante mucho tiempo, tienes que participar en algo, de otro modo enloqueces”, añadió Blunkett.

Otro miembro del antiguo Gobierno laborista, el ex viceministro de Medio Ambiente Michael Meacher dijo que con el príncipe abordó asuntos sobre el cambio climático.

Por otro lado, en el mismo programa, el ex primer ministro conservador John Major señaló que llegó a modificar alguna política después de analizarla con la reina Isabel II, si bien no quiso entrar en detalle sobre lo abordado ni el momento.

El director del grupo “Republic”, Graham Smith, a favor de suprimir la monarquía, dijo que no ve bien que un miembro de la familia real trate de influir en decisiones de los políticos que han sido elegidos por los votantes.

“El acuerdo con la monarquía es que los miembros de la familia real estén fuera de la política”, afirmó Smith.

El hijo mayor de Isabel II ha causado polémica en otras ocasiones por expresar opiniones sobre arquitectura o medio ambiente.

Además, el diario “The Guardian” pidió hace unos años acceso a unas cartas que el príncipe escribió a varios ministerios entre 2004 y 2005 en virtud de la Ley de Libertad de Información, pero la petición fue rechazada por el Tribunal Superior de Londres.

El periódico quería conocer el alcance de la posible influencia del heredero al trono en los ministros.

El pasado mayo, el príncipe de Gales también causó polémica al comparar al presidente ruso, Vladímir Putin, con las acciones de Hitler en la II Guerra Mundial, algo que molestó al Gobierno de Moscú.

El príncipe hizo esos comentarios a una refugiada polaca durante una visita a Canadá.