Tráfico | T 36° H 76%

Latinoamérica

El Gobierno argentino garantiza la asistencia a 14.000 evacuados por las inundaciones

WUNI News
06/30/2014 3:08 PM
Actualizada: 06/30/2014 6:01 PM

Buenos Aires, 30 jun (EFE).- El Gobierno argentino garantizó hoy la asistencia necesaria para las familias afectadas por las inundaciones que provocaron severos anegamientos en cuatro provincias del noreste del país y obligaron a evacuar a 14.000 personas.

El jefe de Ministros argentino, Jorge Capitanich, aseguró que el Ejecutivo de Cristina Fernández pondrá en marcha “un rápido y directo proceso de reparación de daños, cuando las aguas bajen, para la reconstrucción de viviendas o para la construcción de nuevas a través del programa federal de viviendas”.

“La presidenta Cristina Fernández de Kirchner nos instruyó para garantizar asistencia alimentaria, de utensilios, colchones, frazadas, abrigo y centros de evacuación, y no descarta un recorrido por la zona afectada, en las próximas horas o días”, dijo Capitanich en su habitual rueda de prensa.

Las provincias de Misiones, Corrientes, Formosa y Chaco son las más afectadas por la subida de las aguas de los ríos Paraná, Iguazú, Paraguay y Uruguay.

En Misiones, según datos oficiales, el agua alcanzó a 1048 viviendas y provocó que 6200 personas fueran evacuadas.

“La situación es dramática para miles de familias misioneras, es terrible porque el agua subió tanto que inundó el centro de la ciudad y barrios completos fueron arrastrados por las aguas”, sostuvo el gobernador de Misiones, Maurice Closs.

En la provincia de Formosa, donde las localidades de Clorinda y Puerto Pilcomayo son las más afectadas, 8000 ciudadanos tuvieron que ser trasladados a zonas más elevadas.

Ante esta situación, el gobernador formoseño, Gildo Insfrán, declaró el estado de emergencia en toda la zona ribereña del río Paraguay.

Un panorama similar presentaba la provincia de Chaco, donde la crecida de los ríos, sumada a las lluvias registradas en las últimas horas, complicaron aún más la situación de miles de evacuados.

En Corrientes, 300 personas debieron ser reubicadas como consecuencia de las crecidas conjuntas de los ríos Paraná y Uruguay, tras rebasar, éste último, por tres metros el nivel de evacuación.