Tráfico | T 81° H 67%

Latinoamérica

El río Paraguay sigue su alza y obliga a algunos desplazados a moverse de nuevo

WUNI News
06/30/2014 2:06 PM
Actualizada: 06/30/2014 8:01 PM

Asunción, 30 jun (EFE).- El río Paraguay continuó hoy con su crecida al alcanzar los 7,15 metros de profundidad en Asunción, uno de los puntos más afectados, lo que forzó a algunos de los desplazados a moverse de nuevo hacia terrenos más altos.

Hasta el momento hay 231.360 damnificados en Paraguay por las riadas ocasionadas por las lluvias de los últimos meses, según la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN), después de que la Unicef corrigiera la cifra de 300.000 que había divulgado la semana pasada y que hoy indicó que era “preliminar”.

En Argentina son 14.000 los evacuados por las inundaciones en los márgenes de los ríos Paraná, Iguazú, Paraguay y Uruguay, mientras que en Brasil hay 50.000 desplazados.

La buena noticia del día es que el Paraná llegó a su pico a su paso por la presa de Yacyretá, que comparten Argentina y Paraguay, en torno al nivel de alerta, y comenzará a bajar el martes, según informaron los técnicos de la hidroeléctrica.

Por la represa fluía este lunes un volumen cercano a los 29.000 metros cúbicos por segundo, más del doble de lo normal.

Mientras, los cinco nuevos centímetros ganados por el río Paraguay empujaron las aguas un poco más hacia el interior de la ciudad, tras anegar los barrios pobres en sus márgenes, conocidos como bañados.

En su cuenca más alta continúa “una crecida sostenida”, según la SEN, que prevé que la riada siga desplazándose hacia el sur, mientras que su zona media está engordada al recibir de sus tributarios el agua de las intensas lluvias recientes.

En Asunción, unas 75.800 personas han abandonado sus hogares por el desbordamiento, según el Municipio de Asunción.

Algunos están con familiares, mientras que otros se han instalado en los terrenos de dos cuarteles o en asentamientos improvisados en plazas y calles, construidos con placas de aglomerado y uralita, parte de ellas repartidas por la SEN.

Ante el avance inexorable del río, algunos de los campamentos han sido alcanzados de nuevo por las aguas y desplazados por segunda vez, según la Secretaría.

Al mismo tiempo, desde hoy estaba previsto que la basura de Asunción fuera trasladada al vecino departamento de Presidente Hayes, tras el cierre del único vertedero municipal, que está rodeado por las aguas.

En todo el país, 74 escuelas están anegadas, la mayoría en Presidente Hayes, lo que ha afectado a 6.960 estudiantes, de acuerdo con la Secretaría de Emergencia.

El Ministerio de Educación está poniendo en marcha escuelas improvisadas, para lo que usará 13 carpas entregadas por Unicef, que también ha donado otras siete para actividades artísticas y deportivas para aliviar las situaciones de estrés de los niños.

Cuatro departamentos se han declarado en emergencia, así como cinco ciudades, incluida la capital, según la SEN, que destacó que en algunas zonas del Chaco hay poblaciones aisladas, muchas de ellas comunidades indígenas.

Un equipo de la ONU, que evaluó la situación la semana pasada, ha solicitado a la sede del organismo el desembolso de tres millones de dólares de su fondo de emergencias para ayudar a los damnificados, según dijo hoy a Efe el representante adjunto del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en Paraguay, Paulo Sassarao.

“Contamos que de 10 a 15 días vamos a tener los fondos. Pero ya estamos empezando las actuaciones de respuesta con recursos propios”, indicó Sassarao.

Los nuevos recursos se usarán para saneamiento, medicinas, higiene, tratamiento y filtros para agua y atención psicosocial para los niños desplazados, entre otros fines, explicó Sassarao.

El dinero de la ONU se añadirá a los 1,2 millones de dólares ya aportados por agencias de cooperación internacionales y algunos países, como Estados Unidos, Japón y Taiwán, según la SEN, que estima que el Gobierno ha gastado tres millones de dólares desde enero en diversas emergencias.