Tráfico | T 51° H 61%

Espectáculos

El ‘Tigre de Gales’ exhibe el poderío de voz en su concierto en Barcelona

WUNI News
06/30/2014 9:23 PM
Actualizada: 07/01/2014 6:20 AM

Barcelona, 1 jul (EFE).- El ‘Tigre de Gales’ Tom Jones se ha ganado al público con una muestra de su capacidad de adaptación a los nuevos tiempos y con el poderío de su voz en su primer concierto este verano en España, que ha conseguido casi llenar el recinto del Festival Jardines de Pedralbes de Barcelona.

Más de 2.000 seguidores incondicionales, en edad madura en su mayoría -dominaban los cincuentones y sesentones- han aplaudido constantemente al cantante galés a lo largo de las más de dos horas que ha durado el concierto; y de barítono a tenor, entre esos seguidores destacaba Josep Carreras.

Ha comenzado el concierto pasadas las 22,00 horas con el blues contundente de “Burning Hell”, una versión de una canción de John Lee Hooker que Tom Jones incluyó en su hasta ahora penúltimo álbum, “Praise and Blame”, a la que ha seguido el primero de sus clásicos, “Mama Told Me Not to Come”, también versión de un tema de Eric Burdon & the Animals.

Del mismo disco “Praise and Blame”, Tom Jones ha interpretado durante la velada además la canción tradicional “Didn’t It Rain”, “Don’t Knock” y “Tower of song”.

Y a la tercera con “Sexbomb” llegó el primer tema movido de la velada, ahora sin movimiento de pelvis, un tema que ha despertado a algunas de las asistentes.

Con su actuación, Tom Jones ha querido demostrar al público su reciente vuelta a la música norteamericana con raíces, constatada no sólo por su participación en el documental “Red, White & Blues” de la serie “The Blues” (2003) de Martin Scorsese, sino también con sus dos últimos discos, “Praise & Blame” (2010) y “Spirit In The Room” (2012).

En el primero, con un repertorio de clásicos del blues y los espirituales como Lee Hooker, Sister Rosetta Tharpe y Jessie Mae Hemphill, y en el segundo, con autores más contemporáneos como Leonard Cohen, Tom Waits y Paul Simon.

A lo largo de la noche Tom Jones ha combinado grandes éxitos de sus primeros años con algunos temas de sus últimos dos discos, “Praise & Blame” y “Spirit of the room”, e incluso ha avanzado un tema del que ha dicho será su nuevo álbum, la balada “Tomorrow Night”.

A continuación, Jones ha ofrecido algunos temas de su repertorio que constatan su estima por la canción country norteamericana, como “Why Don’t You Love Me”, un tema de Hank Williams; “Raise the Ruckus” y “Didn’t It Rain”.

Abandonando su tradicional color negro, Tom Jones, muy comunicativo a lo largo del concierto, ha aparecido esta noche con pantalón y americana azul celeste.

El ‘Tigre de Gales’ no ha perdido en ningún momento la compostura ni cuando una pequeña avería eléctrica ha dejado a sus músicos sin suministro eléctrico, un infortunio que presagiaba que sucedería lo mismo que hace unos días tuvo en Polonia en su anterior concierto, cuando un problema similar le impidió cantar los tres bises previstos.

En el ecuador de la noche, Jones ha interpretado “Bad as Me”, de Tom Waits, el contundente blues “Evil” y dos temas por los que no pasan los años a pesar de haber sido incluidas en sus primeros discos en 1968 y 1969: “Delilah”, punteada con una guitarra acústica al estilo flamenco y coreada por todo el público, y “I’ll Never Fall in Love Again”.

Tras cantar otro clásico contemporáneo como “Tower of Song” de Leonard Cohen, Jones ha ofrecido “I want to come home”, el funky-blues “Shake A Hand” y un rock and roll clásico como “Every Woman I Know / Reelin’ And Rockin’”, antes de brindar al público con otros de sus superéxitos: “Green, Green Grass of Home”, “It’s Not Unusual” y el “You Can Leave Your Hat On” de Randy Newman que popularizó el filme “The Full Monty”.

Tom Jones ha concluido inicialmente su actuación con las aceleradas “If I Only Knew” y “I Wish You Would” y en los bises ha agradecido al público su entrega incondicional con “Thunderball”, tema de la banda sonora de uno de los primeros 007; “Kiss”, una versión de un tema de Prince, y “Strange Things”, tema de Sister Rosetta Tharpe, incluido también en el álbum “Praise & Blame”.

Nacido en el sur de Gales en 1940 e hijo de un minero, Thomas Jones Woodward, su verdadero nombre, ha sabido mantener su popularidad a lo largo de más de cuatro décadas con éxitos que van desde los primerizos “It’s Not Unusual”, “What’s New Pussycat?”, “Delilah”, “Green, Green Grass Of Home” y “She’s A Lady” hasta los más recientes “Sex Bomb” o las explosivas versiones del “Kiss” de Prince, del “Burning Down The House” de los Talking Heads o del “Are You Gonna Go My Way” de Lenny Kravitz.

Tras su concierto en Barcelona, el cantante galés, que ha vendido más de cien millones de discos en su dilatada carrera, actuará hoy en el Palacio de los Deportes de Madrid y volverá a España el próximo 17 de agosto para actuar en el Festival Starlite de Marbella (Málaga).

Etiquetas