Tráfico | T 56° H 97%

Inmigración

Obama delinea al Congreso una nueva estrategia contra la inmigración infantil

WUNI News
06/30/2014 1:21 PM
Actualizada: 06/30/2014 1:41 PM

Washington, 30 jun (EFE).- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, solicitó hoy a los principales líderes del Congreso su colaboración en la construcción de “una estrategia de disuasión agresiva” contra la inmigración infantil masiva que se está agolpando en la frontera sur del país.

En una carta dirigida a los legisladores, el mandatario detalla los esfuerzos ya realizados por su Gobierno y además anuncia su solicitud a los legisladores con el objetivo de que estos le apoyen para crear “nuevas herramientas y recursos” necesarios que permitan abordar la crisis humanitaria.

La carta, de tres páginas, especifica además que enviará una propuesta más detallada la semana próxima, a la vuelta del receso actual del Congreso por la festividad del 4 de julio.

“Espero con interés trabajar con ustedes para hacer frente a esta situación de urgencia lo más rápidamente posible”, insiste Obama en la nota, dirigida al presidente de la Cámara baja, el republicano John Boehner; la líder de la minoría demócrata Nancy Pelosi; el líder de la mayoría demócrata del Senado, Harry Reid; y el de la minoría republicana, Mitch McConnell.

Obama se ha puesto en contacto con los congresistas apenas dos días después de que varios medios estadounidenses adelantaran que el mandatario prevé pedir al Congreso nuevos fondos, por un valor de 2.000 millones de dólares, para afrontar el flujo de niños centroamericanos que llegan solos a la frontera.

Según confirmó a Efe un funcionario de la Casa Blanca, quien indicó que está por confirmarse la cifra de esos fondos, se espera que solicite formalmente la inversión a partir del 7 de julio.

“Este aumento de los recursos significa que los casos se tratarán de modo justo y tan rápido como sea posible, y garantizarán la protección de los solicitantes de asilo y refugiados al tiempo que permitirán el retiro inmediato de los individuos que no califican para el asilo u otras formas de alivio de deportación”, escribió el presidente en la carta.

“Esto incluye el cumplimiento de nuestra obligación legal y moral de asegurarnos de cuidar a los niños no acompañados que son detenidos de manera apropiada, mientras que adoptamos medidas más agresivas para disuadir a los adultos y los niños de que hagan este peligroso viaje”, insistió Obama.

Además de la solicitud monetaria, dirigida a los esfuerzos humanitarios y de seguridad derivados de la llegada masiva de niños, Obama pedirá al Congreso que revise las normas actuales para dar más autoridad al secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, con el fin de acelerar la deportación de los niños centroamericanos.

La ley estadounidense prohíbe al Departamento de Seguridad Nacional deportar a los niños inmigrantes inmediatamente después de su llegada al país en caso de que su nación de origen no comparta una frontera con este, por lo que no puede hacerlo con los menores que vienen de Guatemala, Honduras o El Salvador.

El Gobierno de Obama busca obtener la autorización del Congreso para hacer ese proceso más similar al de los niños que llegan desde México, que pueden ser deportados más fácilmente.

Los niños centroamericanos interceptados al llegar al país son reubicados en instituciones federales o con parientes dentro del país a la espera de que su caso avance a través del sistema de justicia migratoria estadounidense, un proceso lento pero que conduce a la deportación en la mayoría de los casos.

El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, dijo hoy que se garantizará el “debido proceso” a todos los niños, pero es necesario “devolver a su país a los que no cumplan los requisitos para quedarse” en Estados Unidos.

Para ello, precisó, la Administración quiere dedicar parte de los fondos a “aumentar el número de jueces de inmigración” y de abogados y profesionales dedicados a procesar los casos de los menores, con el fin de que avancen más rápidamente.

El portavoz de Boehner, Michael Steel, reaccionó con moderación a la propuesta del presidente.

“Apreciamos la actualización de la Casa Blanca, pero hay muy pocos detalles, en este momento, para determinar si su propuesta sería eficaz. Estamos a la espera de la solicitud real”, apuntó el portavoz.

Los fondos financiarían una “legislación de gasto suplementario de emergencia” para contar con los “recursos necesarios para detener, procesar y cuidar adecuadamente de los niños” detenidos en la frontera, que suman unos 52.000 en los últimos 9 meses.