Tráfico | T 83° H 69%

Espectáculos | Nacionales

El 86 % de anfibios del Caribe y coquí puertorriqueño en peligro de extinción

WUNI News
07/01/2014 1:30 PM

San Juan, 1 jul (EFEUSA).- El 86 % de los anfibios del Caribe, entre ellos casi una docena de especies de la rana autóctona puertorriqueña del coquí, se encuentran gravemente amenazados, según advierte un experto.

El herpetólogo (experto en reptiles y anfibios) puertorriqueño Rafael Joglar señaló hoy en entrevista con Efe que según lo que han documentado los estudiosos de estos animales de las catorce especies de coquí que hay en Puerto Rico diez están amenazadas o en peligro de extinción.

Dijo que “hasta hace poco tiempo” en Puerto Rico existían 17 especies de coquí, cifra que se estima se redujo hasta las actuales catorce.

Las tres especies que los expertos creen están a punto de desaparecer son el coquí de la montaña, el coquí caoba y el coquí martillito.

“Nuestra preocupación ahora es con las que quedan. Algunas están en un hilito -filo- y en un peligro muy grande de extinguirse. No tenemos seguridad absoluta de que estén extintos. Eso es muy difícil de probar”, lamentó Joglar, catedrático de la Universidad de Puerto Rico.

Los expertos creen que ya desaparecieron el coquí de eneida, el coquí dorado y el coquí palmeado.

El coquí de eneida (Eleutherodactylus eneidae) vivía en las tierras altas del interior de Puerto Rico y en 2008 se registró por vez última uno de sus ejemplares.

El coquí dorado (Eleutherodactylus jasperi) vivía en la Sierra de Cayey, mientras que el coquí palmeado (Eleutherodactylus karlschmidti) era la especie de coquí de mayor tamaño, aunque no se ha detectado ningún ejemplar desde 1974.

Joglar indicó que los expertos trabajan en el seguimiento del coquí de la montaña, que como dijo hace décadas podía encontrarse recluido a una área situada entre el municipio de Maricao y Cayey, además de la Sierra de Luquillo, al este de la isla.

“Nuestros datos indican que desaparecieron en la Cordillera Central excepto Carite y Guavate, aunque también hay poblaciones en el Yunque”, señaló.

Detalló que el coquí de la montaña se distingue por ser una de dos especies que dicen “coquí”, aunque, según explicó Joglar, se le reconoce más por reproducir ese sonido de forma rápida.

“Este sonido es único. Además, el color en la parte superior del ojo del coquí de la montaña se distingue porque es blanco”, dijo.

Indicó que el coquí de Mona, endémico en Isla de Mona -territorio al oeste de Puerto Rico-, está siendo reproducido por expertos en un zoológico en EE.UU.

“Es la única especie de estos anfibios que vive allá en Mona. Esa isla es un lugar fascinante porque casi todas las especies, entre ellas unas quince especies de reptiles, son endémicas”, contó.

Joglar agregó que otras especies que están en peligro son el coquí melodioso, el coquí de Mona y el coquí duende.

Explicó que la preocupación de los expertos se debe a que estas especies “habitan en un estado bastante crítico y delicado” debido a la deforestación de sus hábitats y los fuegos forestales.

La especie de coquí que más abunda es el coquí común, seguido del coquí pitito y el coquí churí, de los que Joglar dijo que son resistentes a sequías y por ello sus comunidades “se han disparado en las ciudades”.

Mencionó que en el área de la montaña alta se pueden encontrar alrededor de 26.000 coquíes, comunidad que, no obstante, podría desaparecer algún día completamente a causa de la deforestación.

Destacó la figura del coquí para los puertorriqueños al decir que el anfibio ha sido seleccionado en cientos de encuestas como el primer símbolo de Puerto Rico y sus residentes.

“Ahí hay un sentido de identidad. Es un aspecto cultural y nacional que tiene que ver con el coquí. Desde poemas o canciones se han escrito dedicados al coquí”, resaltó.