Tráfico | T 56° H 97%

Latinoamérica

El peronismo dividido recuerda a su general con la vista puesta en los comicios de 2015

WUNI News
07/01/2014 11:59 AM
Actualizada: 07/01/2014 8:01 PM

Buenos Aires, 1 jul (EFE).- El peronismo conmemoró hoy dividido el 40 aniversario de la muerte del tres veces presidente argentino Juan Domingo Perón, con la vista puesta en las presidenciales de 2015 y el Gobierno tratando de limitar el impacto de los escándalos de corrupción.

Los varios actos de homenaje al fundador del Partido Justicialista son una muestra de la fragmentación del movimiento político, que tiene entre sus líderes a la propia presidenta, Cristina Fernández, y a varios dirigentes de férrea oposición al Gobierno.

En la Casa Rosada, sede del Ejecutivo argentino, Cristina Fernández encabezó un acto en memoria de Perón en el que recordó al exmandatario como uno de los “grandes líderes populares del siglo XX”.

La presidenta hizo un discurso de puro corte histórico, recordando la figura de Perón, sin hacer mención alguna a la división actual de sus “hijos” políticos ni a los graves problemas que enfrenta el Gobierno, como el litigio en Estados Unidos por la deuda pública y el procesamiento del vicepresidente argentino, Amado Boudou -quien no es de origen peronista-, en un caso de presunta corrupción.

En forma velada criticó, sin embargo, al Poder Judicial al recordar que también Perón “fue acusado de desde haberse robado todo y tener cuentas en Suiza hasta de estupro”.

Fernández sostuvo que todo ello no alcanzó para “suprimir” la figura de Perón y advirtió que la historia “sepulta”, en cambio, “a los mediocres y a los traidores a la patria fundamentalmente”.

“El Poder Judicial es el único poder que nunca sufrió ningún derrocamiento y que se fue sedimentando en capas”, afirmó Fernández.

En el acto, se anunció que el Gobierno donará a la ciudad de Buenos Aires, gobernada por Mauricio Macri -un conservador de origen peronista y uno de los principales opositores de Fernández-, dos imágenes de hierro de Perón y del dos veces presidente radical Hipólito Yrigoyen que se colocarán a ambos lados del emblemático Obelisco.

Una escultura más de Perón, junto a otra de su segunda esposa, Eva Duarte, serán colocadas hoy en la sede de la Biblioteca Nacional, en la capital argentina, en un acto organizado por el Instituto de Altos Estudios Juan Perón.

“Hoy queremos homenajear a un estadista y un líder político que representó los intereses más genuinos de la clase trabajadora y del pueblo argentino”, dijo, por su parte, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich.

El jefe de los ministros es uno de los seis peronistas que en el oficialismo han confesado sus anhelos de competir el próximo año en las primarias del gobernante Frente para la Victoria para definir el candidato que competirá en las presidenciales de octubre de 2015.

También hay otros dirigentes peronistas, pero de oposición, como el exjefe de Gabinete de Fernández y actual diputado y líder del Frente Renovador, Sergio Massa, cuyos seguidores organizaron su propio homenaje a Perón el pasado domingo, en una finca de la localidad bonaerense de San Vicente, donde descansan los restos del general.

El aniversario del fallecimiento de Perón encuentra al movimiento sindical, liderado en las últimas décadas por el justicialismo, fragmentado entre oficialistas y opositores.

La Confederación General del Trabajo, la principal central obrera de Argentina, está partida en tres sectores, dos de oposición y una oficialista.

La de oposición con mayor peso responde a Hugo Moyano, líder de los camioneros y hasta hace poco años un aliado al Gobierno de Fernández.

Moyano recordará hoy al líder de los “descamisados” como invitado a un acto organizado por gremios peronistas, con la participación de dirigentes de los opositores Partido Socialista y Unión Cívica Radical, toda una fotografía de las alianzas “contra natura” que se tejen en una Argentina a las puertas de la campaña electoral.