Tráfico | T 55° H 96%

Mundo

Irak estrena un Parlamento en discordia mientras crece la presión yihadista

WUNI News
07/01/2014 8:25 AM
Actualizada: 07/01/2014 2:32 PM

Bagdad, 1 jul (EFE).- Irak estrenó hoy un Parlamento que fracasó en elegir a sus principales representantes por la falta de consenso político, mientras los yihadistas siguieron presionando en el terreno y pidieron a los musulmanes que emigren al nuevo “califato”.

En su primera sesión, el Parlamento fue incapaz de elegir al presidente y los vicepresidentes de la Cámara por falta de cuórum y consenso entre los diputados.

El parlamentario de mayor edad, Mahdi al Hafez, presidió la sesión y anunció que se dará una semana de margen a los bloques políticos, hasta el 8 de julio, para la segunda reunión.

En un principio asistieron 255 de los 328 diputados, cumpliendo el cuórum legal, pero tras el descanso para realizar consultas solo volvieron 75.

Los diputados, elegidos en los comicios del pasado abril, dejaron constancia así de la fuerte división política que existe.

Cuando el Parlamento elija a sus jefes, después tiene treinta días para escoger al presidente de la República, que debe encargar la formación de gobierno al principal bloque.

La coalición Estado de Derecho, del primer ministro, el chií Nuri al Maliki, fue la fuerza más votada en las legislativas, aunque carece de la mayoría necesaria para gobernar en solitario.

El actual jefe de Gobierno insiste en mantener su puesto, pese a las presiones de numerosas fuerzas, que reclaman un gobierno de unidad nacional.

Esas discrepancias coinciden con un avance en territorio iraquí de los grupos insurgentes, sobre todo en el norte y oeste del país, donde tomaron el pasado 10 de junio su segunda ciudad, Mosul.

El líder del Estado Islámico, Abu Bakr al Bagdadi, exigió hoy a los musulmanes de todo el mundo que cumplan su “deber” y emigren al “califato islámico” que ese grupo extremista declaró el pasado domingo desde la provincia siria de Alepo hasta la iraquí de Diyala.

En un discurso con ocasión del mes sagrado de ramadán, Al Bagdadi afirmó que ese territorio “pertenece a todos los musulmanes” y no solo a Irak y Siria.

Al respecto, hizo un especial llamamiento a los estudiantes de religión, predicadores, ulemas, jueces, ingenieros, médicos y otros especialistas para que acudan al lugar y se unan a ellos.

El dirigente yihadista prometió “devolver el orgullo a los musulmanes con el nuevo estado” y vengarse de las supuestas violaciones cometidas contra los seguidores del islam en el mundo.

Considerado una escisión radicalizada de Al Qaeda, el rebautizado como Estado Islámico (antes era de Irak y el Levante) está luchando junto a otros grupos terroristas contra las tropas gubernamentales en Irak y ha puesto en alerta a los demás países de la región.

Solo en junio, las víctimas por violencia en Irak aumentaron drásticamente hasta los 2.417 muertos (1.531 de ellos, civiles) y 2.287 heridos, frente a los 800 fallecidos de mayo, según la ONU.

Al menos 470 personas murieron en la provincia de Nínive (norte) y 365 en la de Saladino (al norte de Bagdad), dos de las zonas más afectadas por los combates.

En Saladino, al menos veinte personas fueron hoy heridas en un ataque cerca de un importante mausoleo chií, el de los imanes Al Askariyin Al Hadi y Al Hasan, en la ciudad de Samarra.

En esa misma provincia, el Ejército está intentando recuperar el control de su capital, Tikrit, y otras zonas en manos de los yihadistas.

A salvo de los enfrentamientos está por el momento el Kurdistán iraquí, cuyo presidente, Masud Barzani, aseguró a la cadena británica BBC que tiene planes de celebrar en unos meses un referéndum sobre la independencia de esa región autónoma tras la “división” de Irak.

Ante el acercamiento de los insurgentes a Bagdad, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ordenó ayer el envío de trescientos militares, además de helicópteros y aviones no tripulados, para aumentar la seguridad en la embajada estadounidense y el aeropuerto de la capital.

Por su parte, Irak confirmó que ha empezado a emplear los cinco cazabombarderos rusos -modelo Sukhoi 25- para sobrevolar Bagdad, informaron a Efe fuentes militares.

Mientras Moscú ha entregado esos aviones para ayudar al Ejército iraquí a recuperar parte del terreno perdido con los insurgentes, el rey de Arabia Saudí, Abdalá bin Abdelaziz, decidió donar 500 millones de dólares en ayuda humanitaria para los desplazados iraquíes.

Etiquetas