Tráfico | T 54° H 94%

Mundo

Israel busca cerrar el círculo en torno a los supuestos culpables en Hebrón

WUNI News
07/01/2014 9:18 AM
Actualizada: 07/01/2014 5:52 PM

Jerusalén, 1 jul (EFE).- Tropas israelíes prosiguieron hoy su operación de búsqueda en la ciudad palestina de Hebrón, donde tratan de estrechar el círculo que permita llegar hasta el lugar donde presuntamente están escondidos los dos hombres a los que acusa del asesinato de los tres jóvenes israelíes enterrados hoy.

Altos mandos y miembros de los servicios secretos (Shin Bet) trabajan en la hipótesis de que los presuntos asesinos, Amer Abu Aysha y Marwan Kawasme, están ocultos en una cueva o en un zulo que habían preparado con anterioridad, no muy lejos de donde atraparon a los estudiantes, enterrados hoy en medio de una gran conmoción nacional.

La tesis se fundamenta en la información que hasta ahora se ha filtrado: al parecer, Eyal Yifrah, Gilad Shaar y Naftali Frenkel habrían sido tiroteados y abandonados bajo las piedras en las que fueron encontrados escaso tiempo después de que se subieran al coche.

El motivo, que los secuestradores se percataron de que uno de ellos hablaba por teléfono y trataba de contactar con la policía, según el contenido de la grabación de la llamada que los medios locales difundieron hoy.

Al parecer, sobre las 22:25 hora local (19:25 GMT) del 12 de junio, Eyal Yifrah, una de las víctimas, llamó al número 100, teléfono de emergencia de la policía, y entre susurros aseguró “me han secuestrado” mientras desde el otro lado de la línea la única respuesta es “halo, halo” (hola, hola).

La conversación es entonces interrumpida de inmediato por uno de los secuestradores que les ordena, en un hebreo con acento árabe, “¡Baja la cabeza, baja la cabeza, baja la cabeza!”.

A los 15 segundos de la grabación se oyen al menos dos ráfagas de tiros, aunque aún se desconoce si fueron al aire o contra las víctimas.

Ayer, parte de la cúpula de la Policía presentó su dimisión, ya que el operativo de búsqueda no se puso en marcha hasta que varias horas después el padre de uno de los chicos, alarmado de que su hijo no hubiera llegado a esas horas de la madrugada, se presentará en la comisaría para la pertinente denuncia.

Solo entonces, se puso en marcha un amplio dispositivo que la tarde del lunes concluyó con el hallazgo de los cadáveres sepultados bajo un montón de piedras en un descampado no muy lejos del lugar donde hacían autostop.

Las pesquisas se centraron, desde el primer momento, en Kawasme y Abu Aysha, dos miembros del ala militar del movimiento islamista Hamás, antiguos presos en cárceles israelíes, que faltan de su hogar desde la noche de autos.

Esta mañana, soldados israelíes volvieron a registrar la vivienda de ambos, en el norte de Hebrón, y demolieron parte de la misma en su afán por recolectar pistas que le lleven a su paradero y esclarezcan la última pieza del puzzle: si actuaron por iniciativa propia o tenían directrices del grupo.

Dentro de este operativo, un menor palestino -identificado por el Ejército como miembro de Hamás- perdió la vida hoy a causa de los disparos israelíes, cuando al parecer trataba de lanzar una granada contra los soldados en el campo de refugiados de Yenín, en el norte de Cisjordania.

“La operación no ha concluido. La persistencia y la determinación son las guías que sigue el Ejército para localizar a los culpables del secuestro y debilitar la infraestructura terrorista de Hamás en Cisjordania”, afirmó hoy el Ejército.

Una misión para la que no existen límites: durará el tiempo que sea necesario y se ampliará, en particular en Gaza, todo lo que se precise, aseguró hoy el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu antes de volver a reunirse con su gabinete de Seguridad.

Horas antes, la organización internacional de Defensa de los Derechos Humanos “Human Rights Watch” condenó el asesinato y pidió a Israel que su respuesta al mismo se ajuste al respeto de las leyes internacionales.

“El asesinato de los tres adolescentes es horrible, pero no puede justificar abuso alguno por parte de la fuerzas israelíes. El Ejército israelí debe responder a esos terribles asesinatos de acuerdo con la ley internacional”, recordó en un comunicado.

Desde que el operativo militar de búsqueda se inició hace 19 días, cerca de medio millar de palestinos han sido detenidos en Cisjordania y otros siete han perdido la vida en acciones del Ejército israelí.

“Durante las operación, las fuerzas de seguridad han detenido a 419 operativos terroristas, 335 afiliados a Hamás, así como a 12 líderes de la organización y a 56 presos que fueron liberados en el canje por el soldado Gilad Shalit, secuestrado en Gaza”, informó el Ejército.

“Además ha paralizado a Hamás a todos los niveles, y ha operado contra 63 instituciones “Dawa”, que operan en nombre de la organización terrorista disfrazadas de civil para incrementar el apoyo y la propaganda del grupo”, agregó la institución.

Además, la aviación y la artillería israelí bombardearon anoche con intensidad objetivos militares en Gaza en respuesta al asesinato y a los cohetes lanzados a territorio israelí, más de medio centenar desde la desaparición de los jóvenes.