Tráfico | T 49° H 61%

Espectáculos

La Royal Academy of Arts recorre cinco décadas de arte suramericano

WUNI News
07/01/2014 2:31 PM

Londres, 1 jul (EFE).- La evolución del arte de América del sur entre los años treinta y setenta del siglo XX centran una gran exposición en la Royal Academy of Arts de Londres, en la que figuran trabajos de Joaquín Torres García, Carmelo Arden Quin o Gyula Kosice.

“Geometría radical: arte moderno de América del sur de la colección de Patricia Phelps de Cisneros” lleva por primera vez al Reino Unido las revolucionarias propuestas de varias generaciones de creadores de Montevideo (Uruguay); Buenos Aires (Argentina); Río de Janeiro y Sao Paolo (Brasil) y Caracas (Venezuela).

En esos años emergió en esa región un innovador lenguaje visual abstracto que capturó el espíritu positivo de la época y las radicales aspiraciones de esos nuevos artistas.

Formada por unas 80 obras cedidas principalmente por la colección fundada por Patricia Phelps de Cisneros y el empresario de origen venezolano Gustavo Cisneros, la muestra londinense arranca con la revolución artística de la zona de Río de la Plata y los trabajos de Torres García, que inauguró una nueva corriente con influencias del arte indígena, posteriormente llamada Escuela del Sur.

Una década más tarde, un grupo de autores de las cercanías de Buenos Aires, como Arden Quin, Tomás Maldonado y Kosice, fundaron sus propios movimientos, Arte Madí y Arte Concreto-Invención, con los que desafiaron las convenciones de la pintura convencional.

Con la proclamación del artista Rhod Rothfuss en 1944 de abandonar el típico marco, se difuminó la distinción entre pintura y escultura, lo que se refleja en una de las obras más distintivas de esta sección, “Marco irregular nº 2″ (1946) de Juan Melé.

El arte producido en Brasil entre los años cincuenta y sesenta ocupa la segunda parte de la exposición, con trabajos monocromáticos como “Sin título” (1959), de Lygia Pape, “Función diagonal” (1952) de Geraldo Barros y Metaesquema (1958), de Hélio Oiticica.

Estos se combinan con las esculturas interactivas de Lygia Clark, entre ellas “Máquina – medio” (1962), de su serie Bichos, capturando la visión optimista y abierta de la ambiciosa sociedad brasileña de posguerra.

La exposición se cierra con ejemplos del arte venezolano, entre los que destacan obras de Jesús Soto y Carlos Cruz-Diez, cuya obra cinética y óptica se muestra también casualmente como parte de la bienal de arte en la ciudad de Liverpool.

“Fisiocromía nº 500″ (1970) de Soto, un trampilla de luz que cambia de color con el movimiento del visitante, convive con las esculturas de Gego (Gertrude Goldschmidt), como “Esfera” de 1976, que ofrece una sensación de calma espiritual con su delicada y limpia estructura.

La exposición de la Royal Academy of Arts, montada por Adrian Locke y Gabriel Pérez-Barreiro, de la colección Cisneros, estará abierta al público del 5 de julio al 28 de septiembre.

Etiquetas