Tráfico | T 66° H 56%

Mundo

Pekín recompensa a ciudadanos con 8.000 dólares por pistas sobre terrorismo

WUNI News
07/01/2014 6:01 AM
Actualizada: 07/01/2014 10:44 AM

Pekín, 1 jul (EFE).- Las autoridades de Pekín han recompensado a tres ciudadanos con hasta 50.000 yuanes (poco más de 8.000 dólares, casi 6.000 euros) por proporcionarles pistas sobre terrorismo que llevaron a la detención de cuatro sospechosos el sábado.

Según publica hoy la Policía de Pekín, los residentes -de los que guarda el anonimato- aportaron pistas sobre contrabando de gasolina en el distrito de Daxing de Pekín, lo que facilitó los arrestos.

Uno de ellos, apellidado Zhang, recibió 10.000 yuanes (unos 1.600 dólares, 1.200 euros) mientras los otros dos, de los que no se aportan nombres ni apellidos, se repartieron 40.000 yuanes (unos 6.400 dólares, 4.700 euros).

“La venta de gasolina sin permiso está prohibida ya que este químico es peligroso y puede ser fácilmente usado por terroristas”, explicó el portavoz del Buró de Seguridad Pública de Pekín.

La Policía china lanzó una nueva normativa en marzo que anunciaba recompensas de hasta 50.000 yuanes a todo aquel que aportara alguna clave en la lucha contra el terrorismo, de cara a animar a la población a trabajar con las autoridades en este ámbito de forma totalmente confidencial en persona, por carta o a través de internet.

En concreto, la cantidad máxima se ofrece a aquellos que proporcionen pistas sobre actividades ilegales como la impresión de libros sobre extremismo, la venta de cuchillos prohibidos por la Policía o la fabricación de explosivos.

Hasta ahora, las autoridades han recibido unas 100 pistas ciudadanas tan sólo en Pekín, siete de las cuales “muy útiles”, según datos policiales publicados por la Policía en internet.

Además de Pekín, cuatro ciudades más de China han comenzado a dar estas compensaciones y las autoridades aseguran que los incentivos irán aumentando.

Pekín lanzó en mayo una campaña contra el terrorismo y separatismo en Xinjiang, región occidental en la que asegura que actúan grupos extremistas con conexiones con el exterior que buscan la independencia, en respuesta a los recientes atentados ocurridos en todo el país.

El último de ellos se produjo a finales de mayo, en la capital de esta región, Urumqi, cuando diversas bombas causaron 39 muertos en un mercado abarrotado.

Pekín atribuye los ataques a grupos extremistas de etnia uigur de religión musulmana, mientras que los uigures critican que el Gobierno utiliza el terrorismo para reprimir su religión y cultura en la región.

Tras el comienzo de esa campaña, ha aumentado el número de detenciones y condenas de presuntos terroristas, muchos de ellos uigures.

Las autoridades también lanzaron una campaña contra propaganda terrorista en internet a finales de junio, y hasta el momento, han registrado 230 casos, el 70 % de ellos gestionados por páginas extranjeras, según datos oficiales.

Esta semana, Pekín ha incrementado su seguridad en el sistema de transporte ferroviario, con mayores operativos y registros en las 17 líneas de la urbe y sus 276 estaciones.

Ello forma parte de los preparativos para la reunión del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) en noviembre, para la que Pekín está tomando todas las precauciones, después del atentado que sufrió la capital en octubre del año pasado en el que murieron 5 personas y decenas resultaron heridas.