Tráfico | T 49° H 100%

Nacionales

Los programas de espionaje extranjero de la NSA son “legales” según un nuevo informe

WUNI News
07/02/2014 5:03 AM
Actualizada: 07/02/2014 5:11 AM

Washington, 2 jul (EFE).- Los programas de recopilación de datos de la Agencia Nacional de Seguridad de EE.UU. (NSA, en inglés) en países extranjeros son “legales”, según un nuevo informe independiente del Consejo de Libertades Civiles y Privacidad (PCLOB) adelantado la noche del martes.

La versión preliminar del nuevo estudio del PCLOB asegura que los programas de la NSA destinados a acumular datos de usuarios extranjeros son eficaces y legales, aunque deben ser sometidos a algunos cambios para mejorar la protección de la privacidad de los estadounidenses.

La conclusión del estudio, que se prevé sea confirmado a lo largo del miércoles por el consejo, contrasta con el informe previo del mismo grupo de analistas, que a principios de año consideró que eran ilegales las recogidas masiva de registros telefónicos a los estadounidenses contenidos en la Sección 215.

Las operaciones en el extranjero, permitidas bajo la Sección 702 de las Enmiendas de la Ley FISA, resultan “valiosas en los esfuerzos del gobierno para combatir el terrorismo, así como en otras áreas de la inteligencia extranjera”, dijo el consejo.

“La estructura básica del programa de la Sección 702 se centra en la identificación correcta de personas no estadounidenses que están en el extranjero. (…) Sin embargo, las comunicaciones de, o en relación, a las personas de Estados Unidos que se pueden recoger en función de la Sección 702, y ciertas características del programa implican preocupaciones sobre la privacidad”, agrega el informe.

El texto además ofrece un conjunto de propuestas “diseñadas para impulsar el programa con mayor comodidad en la esfera de lo razonable, lo que garantiza que el programa siga estando vinculado a su núcleo de una manera constitucionalmente legítima”.

La grupo de expertos, que incluye un juez federal demócrata, dos expertos en privacidad y dos exfuncionarios del Departamento de Justicia republicanos, recomendó tomar medidas que minimicen la recolección masiva y que se extraigan los nombres de los estadounidenses que no sean pertinentes.

El alcance y los detalles de los programas de espionaje masivo de la NSA, la mayoría puestos en marcha a raíz de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, quedaron expuestos el año pasado con las filtraciones de Edward Snowden, exanalista de esa agencia y actualmente asilado en Rusia.

Las revelaciones de Snowden sacaron a la luz que EE.UU. espió las comunicaciones personales de algunos líderes considerados “amigos” de Washington, entre ellos la canciller alemana, Angela Merkel.

En enero pasado, el presidente Barack Obama ordenó poner fin al espionaje a mandatarios de países aliados, pero aclaró, no obstante, que los servicios de inteligencia seguirán recopilando información sobre los Gobiernos extranjeros para conocer sus intenciones.

En marzo, el presidente estadounidense ya presentó un plan para poner fin a la acumulación masiva de datos telefónicos que, entre otras cosas, contempla que esos registros no pasen a manos del Gobierno y permanezcan en manos de las compañías de telecomunicaciones.