Tráfico | T 53° H 64%

Latinoamérica

Justicia chilena dicta condena por 19 secuestros y un homicidio en dictadura

WUNI News
07/03/2014 5:03 PM

Santiago de Chile, 3 jul (EFE).- La justicia chilena dictó hoy condenas en contra de trece integrantes de la DINA, el aparato represor de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), por el secuestro y desaparición de 19 personas y un homicidio en un centro de torturas en Santiago.

Según fuentes judiciales, el juez especial Leopoldo Llanos dictó sentencia de primera instancia en la investigación denominada “Villa Grimaldi. Cuaderno Principal”, que investiga estas desapariciones y el homicidio calificado desde el interior de ese centro de detención ilegal.

Villa Grimaldi fue un centro de secuestro, tortura, exterminio y posteriormente establecido como lugar de memoria, vinculado a las violaciones a los derechos humanos perpetradas por agentes del Estado durante la dictadura militar, que comenzó con el 11 de septiembre de 1973.

El exgeneral del Ejército Manuel Contreras, quien fue además director de la temible Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), fue condenado a presidio perpetuo por el homicidio de Humberto Juan Carlos Menenteau Aceituno y a cadena perpetua por los secuestros calificados (desaparecidos) de 19 opositores al régimen militar.

Contreras acumula condenas por cerca de 400 años de prisión, tras ser sentenciado en decenas de juicios por violaciones a los derechos humanos.

La mayoría de los otros doce sentenciados, como el brigadier del Ejército Pedro Espinoza, que esta vez fue condenado a 20 años de presidio, están también en la cárcel, purgando largas penas por causas similares.

De acuerdo a los testimonios, por Villa Grimaldi habrían pasado alrededor de 4.500 prisioneros, hombres y mujeres, de los cuales 236 fueron asesinados o se mantienen como detenidos desaparecidos.

Durante la dictadura de Augusto Pinochet, según cifras oficiales, unos 3.200 chilenos murieron a manos de agentes del Estado, de los cuales 1.192 figuran aún como detenidos desaparecidos, mientras otros 33.000 fueron torturados y encarcelados por causas políticas