Tráfico | T 31° H 46%

Mundo

Acnur preocupada por la supuesta detención de tamiles por la autoridad australiana

WUNI News
07/04/2014 2:16 AM
Actualizada: 07/04/2014 1:51 AM

Sídney (Australia), 4 jul (EFE).- La agencia de la ONU para los refugiados (Acnur) expresó estar “profundamente preocupada” por los informes no confirmados sobre la reciente tramitación de solicitudes de asilo de decenas de tamiles tras ser interceptados por las autoridades australianas, informan hoy medios locales.

Acnur indicó en su página web que en el caso de interceptarse barcos con solicitantes de asilo, la posición del organismo es “que el pedido de protección internacional debe ser considerado dentro del territorio del Estado que los interceptó, lo que es consistente con “los principios fundamentales de protección de refugiados”.

El Gobierno australiano mantiene su silencio en torno a informes de la interceptación la semana pasada de dos barcos, uno de ellos con más de 150 solicitantes de asilo tamiles, en el océano Índico.

Otros informes periodísticos dan cuenta de que las autoridades australianas han entrevistado a los solicitantes de asilo tamiles en alta mar a través de vídeo-conferencias dándoles la oportunidad de responder a cuatro preguntas y algunos de ellos serán entregados en aguas internacionales a Sri Lanka, según la cadena “Sky news”.

La agencia de Naciones Unidas recordó en su comunicado que las personas merecen ser sometidos a un proceso justo para establecer si están en riesgo de ser perseguidos o de que se violen sus derechos humanos y recordó que “la ley internacional prescribe que ningún individuo debe ser devuelto involuntariamente al país en donde teme ser perseguido”.

Ayer, el primer ministro australiano, Tony Abbott, evitó revelar la presunta situación de un grupo de sin papeles tamiles interceptados en alta mar y defendió la legalidad de la actuación de su Gobierno contra la inmigración ilegal.

“Creemos que en todo momento estamos actuando de acuerdo a nuestras obligaciones internacionales”, aseguró Abbott a una emisora australiana y defendió la legalidad de una eventual entrega de los refugiados porque Sri Lanka “está en paz”.

Sri Lanka ha sido acusada de no respetar los derechos humanos de la minoría tamil, a la que pertenecía la guerrilla de los Tigres que durante décadas luchó por crear un Estado propio hasta ser aplastada en 2009 en una ofensiva militar en la que murieron decenas de miles de civiles.

La ONU calcula que en los 37 años de guerra entre los Tigres para la Liberación de la Patria Tamil y las Fuerzas Armadas de Sri Lanka hubo entre 80.000 y 100.000 muertos, de los cuales, unos 40.000 fueron civiles que perecieron en este país en 2009.