Tráfico | T 66° H 47%

Latinoamérica

Belo Horizonte, de luto tras la muerte de dos personas por la caída de un viaducto

WUNI News
07/04/2014 3:20 PM

Belo Horizonte (Brasil), 4 jul (EFE).- Belo Horizonte, capital del estado brasileño de Minas Gerais, inició hoy su primer día de luto oficial tras la muerte de dos personas por la caída de un viaducto en construcción, que formaba parte de un plan de obras para el Mundial y que también dejó 22 heridos.

El viaducto se desplomó sobre parte de un autobús, dos camiones de obra y un vehículo que circulaban por la Avenida Pedro I, en el Barrio Sao Joao Batista.

Las dos víctimas mortales del accidente fueron Hanna Cristina, de 26 años y que conducía el autobús que quedó parcialmente dañado, y Charles Frederico Moreira do Nascimento, quien manejaba un vehículo particular que quedó totalmente aplastado por las vigas.

El suceso tuvo lugar sobre las 15.51 hora local (18.51 GMT) del jueves y los bomberos tardaron 14 horas en retirar el coche en el que se encontraba la segunda víctima.

Según el informe inicial de los peritos, la caída de las 600 toneladas de hormigón fue provocada por el exceso de peso en uno de los pilares del viaducto, lo que provocó el colapso de la estructura.

“Aparentemente hubo un desmoronamiento de un pilar del viaducto. Con la retirada de algunas escoras, el peso que estaba distribuido entre las escoras y el pilar quedó todo en dirección al pilar principal”, afirmó el presidente del Instituto Brasileño de Evaluaciones y Pericias de Ingeniería de Minas Gerais, Frederico Correia Lima.

El lugar donde se produjo el accidente está localizado a unos 5 kilómetros del estadio Mineirao, donde el próximo martes se jugará la semifinal del Mundial de fútbol 2014 y a unos 10 kilómetros del centro de entrenamiento de Cidade do Galo, “cuartel general” de Argentina en la competición.

Tras decretar tres días de luto, la Alcaldía de Belo Horizonte suspendió la habitual fiesta en la zona de aficionados del Mundial de fútbol 2014 y el resto de actividades previstas en el bohemio barrio de Savassi, donde miles de hinchas suelen concentrarse los días de partidos para seguir los encuentros.