Tráfico | T 52° H 93%

Economía | Latinoamérica

El desempeño de Rousseff en las encuestas guía a la bolsa de Sao Paulo

WUNI News
07/04/2014 2:00 PM

Sao Paulo, 4 jul (EFE).- A tres meses de las elecciones presidenciales del 5 de octubre en Brasil, el desempeño en los sondeos de intención de voto de la presidenta Dilma Rousseff ha guiado en las últimas semanas el rumbo de la bolsa de Sao Paulo, principal plaza de América Latina.

Desde hace varios meses el apetito de los inversores brasileños ha estado motivado -al menos a nivel interno- por la caída de la intención de voto de la mandataria en las encuestas y la subida de su principal rival, el senador Aecio Neves, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), mayor fuerza de oposición.

El binomio economía-política se ha intensificado en las últimas semanas y el principal indicador del parqué bursátil paulista, el índice Ibovespa, ha celebrado el resultado de los últimos sondeos, que pronostican que la jefe de Estado podría necesitar una segunda vuelta para su reelección.

Las acciones de las empresas estatales han sido las que más se han movido al vaivén de los sondeos, ya que un posible cambio de color en el Gobierno brasileño podría suponer cambios en la gestión de dichas compañías, lo que parece que recibiría el beneplácito del mercado.

“Ha habido un exceso de intervencionismo del Gobierno en esas empresas (estatales). Los inversores creen que un cambio de Gobierno supondría una gestión más profesional (en las empresas), que no estarían tan ligadas a objetivos políticos”, afirmó a Efe el economista Silvio Campos Netos, de la consultora brasileña Tendencias.

De acuerdo con el analista, el control de precios de las empresas controladas por el Estado con el fin de asegurar la inflación, principalmente el de la petrolera Petrobras, ha generado “inseguridad” entre los inversores, quienes se encuentran “insatisfechos con la reducción de la previsión del PIB” para este año y el “empeoramiento de los resultados fiscales”.

Los analistas del mercado financiero volvieron a rebajar esta semana su proyección de crecimiento para la economía de Brasil en 2014 y la situaron ahora en un 1,1 %, una expectativa diferente a la del Gobierno, que espera una expansión económica del 2,5 % este año.

Una encuesta divulgada el miércoles mostró que Rousseff recuperó cuatro puntos porcentuales, pero un día después la bolsa reaccionó con ganancias del 1,59 %, a diferencia de lo que había ocurrido en ocasiones anteriores.

Algunos analistas, sin embargo, realizaron otra lectura: la de la segunda vuelta.

Desde el mercado financiero se sostiene que Rousseff avanzó, pero también lo hicieron los principales líderes de la oposición, Neves, y el exgobernador del estado de Pernambuco Eduardo Campos, candidato del Partido Socialista Brasileño (PSB), lo que refuerza la posibilidad del balotaje, previsto en caso de que ninguno de los candidatos obtenga más de la mitad de los votos o la suma del resto no supere al vencedor.

Rousseff, que hace dos semanas fue proclamada candidata por el oficialista Partido de los Trabajadores (PT), obtuvo el 38 % del favoritismo en la encuesta realizada por Datafolha esta semana, frente al 20 % de Neves y el 9 % de Campos.

El pastor evangélico Everaldo Pereira, candidato del Partido Social Cristiano (PSC) y que representa a parte de las iglesias evangélicas, obtuvo un 4 % de las intenciones de voto en el nuevo sondeo, y el izquierdista José María de Almeida, aspirante por el Partido Socialista de los Trabajadores Unificados (PSTU), un 2 %.

Con el 1 % aparecieron el exdiputado federal Eduardo Jorge, del Partido Verte (PV), Mauro Iasi, del Partido Comunista Brasileño (PCB), y Luciana Genro, del también izquierdista Partido Socialismo y Libertad (PSOL).

Como la suma de los demás candidatos superaría la intención de voto de Rousseff teniendo en cuenta el margen de error, la Presidencia tendría que ser definida en una eventual segunda vuelta en la que, según el sondeo de Datafolha, la mandataria obtendría el 46 % contra el 39 % de Aecio Neves.

De acuerdo con el economista Campos, “la volatilidad” continuará en los próximos meses en la bolsa de Sao Paulo con motivo de las elecciones y, en clave interna, las encuestas electorales seguirán marcando el rumbo del parqué paulista.