Tráfico | T 49° H 97%

Mundo

Italia pone sobre la mesa de la UE la necesidad urgente de su renovación

WUNI News
07/04/2014 9:08 AM
Actualizada: 07/04/2014 10:31 AM

Roma, 4 jul (EFE).- El primer ministro de Italia, Matteo Renzi, puso hoy sobre la mesa de la Unión Europea (UE) la urgente necesidad que hay de renovación en las instituciones comunitarias y a nivel nacional para que los ciudadanos recuperen la “esperanza” en Europa.

“Nuestro objetivo, el gran objetivo del semestre” de Italia como presidencia de turno de la UE, dijo Renzi, “es devolver la esperanza, la pasión y el entusiasmo a los ciudadanos de la Unión Europea, que son nuestros accionistas, para quienes trabajamos”.

“Hay que cambiar Europa, hacerla más cercana a los sueños de los ciudadanos, y que Italia muestre finalmente de lo que es capaz, viendo su propio cambio administrativo”, afirmó el primer ministro italiano.

Renzi recibió hoy en la Villa Madama, en Roma, a la Comisión Europea (CE) al completo, encabezada por su actual presidente, José Manuel Durao Barroso, para analizar y ver las maneras de implementar los objetivos de la presidencia de turno de la UE en este semestre, centradas principalmente en la recuperación económica y la lucha contra la inmigración ilegal.

También enfatizó la importancia de ese proceso de renovación y reformas para Italia, que subrayó que comenzará con el llamado programa de los “Mil Días”, desde el 1 de septiembre próximo al 28 de mayo de 2017.

Fuentes diplomáticas subrayaron que el Gobierno de Renzi “está absolutamente comprometido a cambiar Italia. Ese es nuestro objetivo. Estamos seguros de que los cambios en Italia, harán que el país vuelva”.

“Hay que dar una oportunidad a Italia, si Italia cambia, puede que también lo haga Europa”, agregaron las fuentes, que también insistieron en que “ha llegado el momento para el cambio real” en la UE.

Barroso, en uno de sus últimos viajes oficiales como presidente del Ejecutivo comunitario al que ha dirigido en los últimos ocho años, admitió que uno de los objetivos de los Veintiocho ha de ser recuperar las inversiones perdidas con la crisis.

“Se necesitan inversiones. Sin inversiones no habrá crecimiento, y sin crecimiento no habrá empleo”, señaló, al tiempo que insistió en que el proceso de reformas, iniciado ya por Italia y otros países, y que habrá de seguir en el resto de la UE, es una “necesidad” para todos.

“No es sólo una declaración, hay que trabajar juntos, las instituciones europeas y los gobiernos”, enfatizó Barroso, que volvió al mensaje de que “no se puede avanzar si los gobiernos culpan a Bruselas. Es un error”.

Igualmente consideró un error que Bruselas o Estrasburgo, en referencia a las sedes de la Comisión y del Parlamento Europeo, “piensen que pueden tomar decisiones sin ellos”, en referencia a los gobiernos.

Barroso instó a “una auténtica unidad de Europa y de los líderes europeos. Hay un compromiso por esas reformas. Estoy seguro de que Italia hará reformas no porque la Comisión o Europa las imponen”.

Fuentes italianas insistieron en que “la prioridad esencial de este semestre es lograr crecimiento y puestos de trabajo, y también ha de serlo de la nueva CE. Hay que reparar los daños de la crisis financiera y superar los obstáculos que había antes de la crisis”, subrayaron.

Por ello, hicieron hincapié en que se necesita un agenda de reformas estructurales de gran calado, que realizadas de forma simultánea, tendrán efectos globales en Europa y también llevarán a una mayor integración europea.

Renzi se refirió igualmente al Pacto para la Estabilidad y el Crecimiento, sobre el que señaló que “nadie ha pedido” cambios, sino flexibilidad. “Se necesita estabilidad”, acompañada de crecimiento y creación de puestos de trabajo, afirmó.

Respecto a la designación del conservador Jean-Claude Juncker (PPE) como próximo presidente de la CE, Renzi explicó que en el último Consejo Europeo votó a su favor “porque hay un documento aprobado con una agenda estratégica para Europa en los próximos años, y es cierto que Juncker respetará ese documento”.

En cuanto a la oposición declarada del primer ministro británico, David Cameron, a lo que representa Juncker, contra cuya designación votó, y el efecto de distanciamiento ahora de Londres, el jefe del Ejecutivo italiano indicó que el “Reino Unido tiene que estar dentro de los desafíos europeos”.

En cuanto al problema que plantea a los países del sur de Europa la llegada de inmigrantes indocumentados procedentes del norte de África, Renzi insistió en reclamar a los Veintiocho una política europea para afrontar de forma conjunta ese problema.