Tráfico | T 33° H 78%

Latinoamérica

Policías bolivianos amotinados dialogan con sus jefes pero mantienen protesta

WUNI News
07/04/2014 4:41 PM

La Paz, 4 jul (EFE).- Los dirigentes de los policías amotinados en Bolivia que piden mejores salarios dialogan hoy con el alto mando policial, pero mantienen las protestas en varias ciudades con el apoyo de huelgas de hambre de sus esposas.

Uno de los dirigentes de la Asociación Nacional de Sargentos, Suboficiales, Clases y Policías (Anssclapol), el sargento Pedro Ticona, confirmó a Efe que en la reunión se analizan soluciones técnicas a la demanda que en principio el Gobierno ha rechazado.

Los agentes reclaman que el salario básico del sector se nivele en una suma mínima equivalente a 301 dólares y, además, se lo fusione con un bono de 57,4 dólares que reciben cada mes.

Según Ticona, las conversaciones se realizan en paralelo a un aumento de las medidas de presión en varias unidades policiales de los nueve departamentos del país, aunque hay otras que trabajan con normalidad como una brigada que otorga seguridad a los bancos.

En La Paz, el centro de la protesta es la Unidad Técnica Operativa Policial (UTOP), encargada del control antidisturbios, al lado del Ministerio de Exteriores y a poco más de una cuadra del Palacio de Gobierno y del Parlamento, que están en la plaza Murillo.

Los amotinados y un grupo de sus esposas se manifestaron hoy dando vueltas en esa plaza, donde la Presidencia y el Parlamento cerraron momentáneamente sus puertas sin mayores incidentes.

“La Policía quiere una respuesta ya, no quiere enfrentamientos y quiere ir al diálogo para (buscar) esa solución”, dijo hoy a los medios uno de los amotinados encapuchados que bloquean el paso a la sede de la UTOP, ocupada por sus compañeros desde el jueves.

En Cochabamba (centro), otro grupo de policías y sus esposas, uniformados, protagonizaron una marcha en las calles de la ciudad.

El jefe de la Unidad de Atención de Conflictos de la Defensoría del Pueblo, Gregorio Lanza, dijo a Efe que la entidad ya está haciendo gestiones de acercamiento desde el pasado viernes.

Dijo que en esas reuniones la diferencia se presentó porque en la visión del Gobierno los posibles incrementos debían ser considerados en la Ley Financial para el próximo año, mientras que los agentes consideraban que el acuerdo debía darse por hecho.

El Gobierno calificó el lunes como “injusta” la protesta porque, según ha destacado, ha hecho varios esfuerzos para mejorar las condiciones materiales de los 36.602 agentes que hay en todo el país.

Asimismo, sostuvo que entre 2006 y 2013, bajo la Presidencia de Evo Morales, el presupuesto para salarios de la Policía creció en un 172 % frente a lo registrado en los ocho años previos.

Según el Gobierno, los agentes tuvieron aumentos salariales que estuvieron por encima de los índices de inflación, una asignación alimentaria mejorada y mejores condiciones para su trabajo.

El aumento salarial para 2014 es de un 10 %, superior al 6,5 % de inflación registrado el año pasado.

Según las autoridades, la demanda de fusionar un bono al salario básico tendrá un efecto para las arcas del Estado de un gasto adicional equivalente a 23 millones de dólares anuales, una cifra que subirá gradualmente cada año por el crecimiento vegetativo de la entidad.