Tráfico | T 50° H 44%

Ciencia y Tecnología

La sonda Rosetta se encuentra con el cometa 67/P Churyumov-Gerasimenko

WUNI News
08/06/2014 8:11 AM
Actualizada: 08/06/2014 8:50 AM

Darmstadt (Alemania), 6 ago (EFE).- La sonda europea Rosetta se encontró hoy con el cometa 67/P Churyumov-Gerasimenko tras un viaje de diez años a través del Sistema Solar para estudiar su origen.

Es la primera vez en la historia que una nave se acerca tanto a un cometa.

El director de operaciones de la sonda Rosetta, de la Agencia Espacial Europea (ESA), Sylvain Lodiot, confirmó que la nave se ha encontrado con el cometa 67/P Churyumov-Gerasimenko.

“Estamos ahí”, dijo Lodiot en el centro de control de operaciones de la ESA en la ciudad alemana de Darmstadt (oeste del país).

El encuentro de la Rosetta con el cometa 67/P Churyumov-Gerasimenko se produjo a las 09.00 horas GMT, si bien la confirmación llegó una media hora después porque la nave está a una distancia de 400 millones de kilómetros de la Tierra.

Previamente el director general de la ESA, Jean-Jacques Dordain, calificó a la misión Rosetta de “única” por sus “retos tecnológicos” y “la precisión de su navegación”.

Dordain recordó que Rosetta ha viajado por el espacio diez años y pertenece al programa de Ciencia de la ESA.

La Rosetta estaba a una distancia de unos 100 kilómetros del cometa y viajaba a una velocidad de 775 metros por segundo en el momento del encuentro.

“Durante su viaje de diez años, la Rosetta ha llegado a una distancia de 790 millones de kilómetros del Sol y, finalmente, ha encontrado la órbita del cometa”, según la ESA.

El Director de Ciencia de la ESA, Álvaro Giménez Cañete, dijo a EFE: “El cometa va a una velocidad de 55.000 kilómetros por hora y ya nos hemos puesto a navegar a la misma velocidad en torno al cometa”.

“Ahora vamos a acompañar durante el próximo año al cometa y vamos a analizar todo lo que le pasa, ver cómo se desarrolla su actividad, cómo se genera la coma, la cola, cómo surge conforme se acerca al Sol”, señaló Giménez Cañete.

“También vamos a realizar durante un mes un mapa detallado del cometa, de todas las caras, de forma que podamos ver dónde aterrizar, en una zona que técnicamente sea viable, algo que no es fácil pero estamos convencidos de que encontraremos un sitio bueno”, añadió.

“La nave volará una órbita artificial muy cerca del cometa a una distancia de pocos kilómetros y estudiará el entorno del cometa y su núcleo”, según la ESA.

La Rosetta, que debe su nombre a la piedra que permitió descifrar los textos jeroglíficos de los egipcios, lanzará a comienzos de noviembre un módulo de aterrizaje -llamado Philae- que medirá el campo magnético de este cometa y tomará pruebas, de hasta 30 centímetros de profundidad, de los materiales de la superficie del núcleo en la fase de máxima actividad, cuando se acerca al Sol.

La Rosetta lanzará a Philae cuando el cometa todavía estñe a una distancia de 450 millones de kilómetros del Sol y todavía no esté activo.

“Tenemos que hacerlo pronto porque conforme pasa el tiempo, el cometa es más activo y más peligroso, por eso hemos ido tan lejos para encontrarlo inactivo, lejos del Sol”, dijo Giménez Cañete.

“No sabemos lo que nos vamos a encontrar porque nunca hemos visto un cometa de esta forma y con esta resolución”, añadió.

La ESA quiere comprobar si los modelos disponibles de los cometas son verdad pero prevé que puedan producirse sorpresas y que tengan en la superficie menos hielo de lo que se esperaba y que la temperatura sea más alta, según explicó su director de Ciencia y Exploración robótica.

Además, la ESA va a “estudiar en detalle el desarrollo de la coma del cometa, averiguar el agua que tiene dentro y la expulsión, ver qué tipo de agua es y si es como la de la Tierra”, y afirmó: “Lo que nos daría la explicación de que los cometas trajeron el agua a la Tierra”, según Giménez-Cañete.

La ESA también estudiará si hay moléculas complejas y si fueron los cometas lo que pudieron haberlas traído también a la Tierra.

En el largo viaje a través del Sistema Solar la Rosetta ha recibido el impulso gravitatorio de la Tierra y Marte porque no existe un cohete lanzador capaz de enviar la sonda directamente hasta el cometa.

Además, la Rosetta, que lleva a bordo 11 experimentos científicos, se encontró con el asteroide Steins a comienzos de agosto de 2008 y con el asteroide Lutetia en julio de 2010.