Tráfico | T 60° H 53%

Economía | Latinoamérica

Haití hace de la inversión extranjera el eje de su política contra la pobreza

WUNI News
08/07/2014 6:03 PM

Bogotá, 7 ago (EFE).- Haití, un país devastado por el terremoto de 2010, puso en el centro de su política gubernamental conseguir inversión extranjera que permita combatir los niveles de pobreza y ser, en 2030, un país emergente en el que se destaque la seguridad, la lucha contra la corrupción y contra el narcotráfico.

Así lo aseguró en una entrevista con Efe el primer ministro haitiano, Laurent Lamothe, quien asiste hoy en Bogotá a la investidura del presidente colombiano, Juan Manuel Santos.

Lamothe señaló que para llegar a cumplir esos cometidos, Haití tiene que seguir con su plan de desarrollo basado en la captura de inversión extranjera y tomando las decisiones políticas correctas que permitan hacer atractivo al país para capitales extranjeros.

“Subir la inversión extranjera para combatir la pobreza, esa es la estrategia que tenemos para alcanzar lo que nos hemos propuesto”, subrayó Lamothe.

“Otro punto fundamental es brindar a los inversionistas estabilidad política”, añadió el primer ministro, quien considera que eso se ha logrado especialmente en los últimos años con el presidente Michel Martelly.

Según el primer ministro, otras estrategias que buscan encaminar al país en esa dirección, son brindar seguridad a los inversionistas y a la población que, combinada con la lucha contra los fenómenos de corrupción y de narcotráfico, “dará sus frutos”.

“Haití tiene un código de inversiones agresivo que es de 15 años, en los cuales hay facilidades para los empresarios, sobre todo en el campo turístico y agrícola”, explicó Lamothe.

En su opinión, mantener una política económica balanceada en la que se genere empleo, al lado de una inflación baja como la que tiene el país -cercana al 3 %- y un crecimiento que ronda el 4,3 %, ayudará al éxito del ambicioso plan.

En ese camino, “del que todavía falta mucho por recorrer”, dijo Lamothe, los niveles de pobreza de Haití bajaron de 2000 a la fecha del 31 % al 24 %.

“Es la primera vez que invertimos en un programa nacional de asistencia social que ha beneficiado a 2,4 millones de haitianos”, afirmó Lamothe, quien resaltó que entre los beneficiados están madres cabeza de familia, estudiantes y víctimas del terremoto de 2010.

Para cerrar el año, el Gobierno espera añadir al menos 100.000 personas más a este plan y sumar otros 200.000 niños a un programa de educación gratuita que de cero en 2010 pasó a 1,4 millones en cuatro años.

En vivienda, en los próximos 18 meses se tiene planeado construir 10.000 unidades, de las cuales ya se hicieron 3.000, “siempre pensando en los más necesitados”.

Destacó que, de momento, Haití recibe generosas ayudas internacionales de muchos países, entre ellos Venezuela a través de su plan Petrocaribe.

“Con esas ayudas de la hermana República de Venezuela hemos financiado muchos proyectos, entre ellos cuatro nuevos aeropuertos que ya fueron inaugurados, se construyen 700 kilómetros de carreteras y 3.000 viviendas para pobres”, agregó Lamothe.

También han dado al servicio 25 estadios de fútbol, 200 escuelas, 25 plazas públicas y se financian dos polos de desarrollo turístico para “ofrecer las playas más bellas del mundo al turista”.

Lamothe reconoce que los recursos de Haití son pocos, pero que con todo y eso se financian 168 proyectos comunitarios que incluyen la construcción y el mejoramiento de centros de salud y acueductos, entre otros.

De otro lado, agradeció la ayuda de Colombia a su país y destacó que el país andino ahora es para muchos “un modelo de desarrollo exitoso”.

Ahora “Colombia es un líder regional”, afirmó, y recordó que hace años era “un país evitado por cuestiones de inseguridad” pero “el pueblo colombiano le ha demostrado al mundo que siendo solidarios las cosas pueden mejorar sustancialmente”.

Ovidio Castro Medina