Tráfico | T 42° H 47%

Espectáculos

La Catedral de Leicester prepara el entierro de Ricardo III

WUNI News
08/07/2014 12:59 PM

Londres, 7 ago (EFE).- Los restos de Ricardo III (1452-1485) recibirán sepultura el 26 de marzo en la Catedral de Leicester (centro de Inglaterra) tras una semana de actos en honor del antiguo monarca inglés, anunció hoy el obispo anglicano, Tim Stevens.

Antes del entierro, el féretro partirá de Bosworth, donde Ricardo III murió en la batalla, y recorrerá diversas poblaciones relevantes en la vida del rey antes de llegar a Leicester, donde se mantendrá expuesto durante tres días para que el público pueda presentar sus respetos.

El último monarca de la dinastía York ya fue enterrado hace más de cinco siglos en Leicester, pero el lugar exacto de su sepultura original permaneció en el olvido hasta 2012, cuando los arqueólogos encontraron sus restos en el subsuelo de un aparcamiento municipal.

“Nuestra catedral se ha comprometido desde el primer momento a celebrar una ceremonia apropiada, digna y memorable para el rey Ricardo. Ahora, ya están listos los detalles, y tanto la ciudad como el país están esperando los eventos de la próxima primavera”, afirmó Stevens.

El deán de Leicester, David Monteith, dijo por su parte que la ceremonia tendrá “el carácter de un funeral de Estado, aunque sin serlo”.

“Ricardo III ya tuvo un funeral. Debió de ser bastante apresurado, pero parece inconcebible que no se rezaran algunas oraciones en aquella ocasión”, subrayó Monteith, que detalló que la ceremonia se organizará alrededor de “elementos” propios de un funeral del siglo XV.

En la Catedral de Leicester ya han comenzado los trabajos para adecuar el espacio donde reposarán los restos del antiguo monarca.

“El servicio fúnebre tendrá el peso que se espera para un rey. Ricardo III tendrá ahora la ceremonia digna que le fue negada en 1485″, sostuvo el presidente de la Sociedad Ricardo III, Phil Stone.

El antiguo rey murió en la Guerra de las Dos Rosas, entre partidarios de la Casa de Lancaster y de la de York, y su muerte condujo al comienzo de la dinastía Tudor.

Antes de que la ciudad de Leicester pudiera organizar los preparativos para el entierro, la Universidad de esa ciudad, responsable del hallazgo de los restos, litigó durante meses con aquellos que se proclaman los descendientes del monarca, que querían que fuera enterrado en York.