Tráfico | T 33° H 78%

Espectáculos

Un paraje español es reconocido como un “megayacimiento” de icnitas únicas

WUNI News
08/07/2014 12:27 PM

Burgos (España), 7 ago (EFE).- Expertos confirman que un paraje situado en la provincia de Burgos (norte) es un “megayacimiento” de huellas de dinosaurios, icnitas, con rastros de saurópodos únicos en el mundo.

El director científico de los yacimientos conocidos como Las Sereas, Fidel Torcida, explicó hoy que la principal peculiaridad de estas huellas es que muestran cuatro dedos hacia delante y no curvados, como el resto de los documentados en el mundo.

El año pasado ya apareció una huella de estas características en otra zona del yacimiento, pero en la campaña de este año se localizó un rastro de 17 metros con 45 huellas de extremidades que confirma que era un dinosaurio frecuente en la zona hace unos 144 millones de años.

Torcida, que compareció para dar cuenta de las excavaciones de este verano, afirmó que un rastro tan largo permitirá estudiar mejor aspectos sobre cómo se desplazaban estos dinosaurios herbívoros, que pesaban varias toneladas y cuyas extremidades posteriores medían unos tres metros de altura, con huellas que en algunos casos superan los 55 centímetros de longitud.

Además de las huellas de saurópodos, la campaña, en la que participaron 25 investigadores, permitió localizar y consolidar huellas de varios tipos de terópodos, dinosaurios carnívoros que eran depredadores.

También se localizó una huella incompleta de las extremidades anterior y posterior de un estegosáurido, un tipo de dinosaurio que tenía el dorso cubierto por placas óseas.

Torcida aseguró que los expertos registraron unas 800 huellas en los cuatro puntos del complejo donde ya han trabajado los expertos y dijo que están seguros de que hay más de un millar, aunque quedan otros diez puntos de los yacimientos donde también saben que hay huellas.

El director científico expresó su deseo de que a medio plazo parte este yacimiento, de unos cinco kilómetros de longitud, pueda visitarse y que las icnitas se conviertan en Patrimonio de la Humanidad, declaración que no se logró hace unos años, cuando estos yacimientos aún no se habían comenzado a excavar.