Tráfico | T 56° H 97%

Economía

Tribunal chino condena a “espía” británico y a su esposa a 2 años de prisión

WUNI News
08/08/2014 1:08 PM

Pekín, 8 ago (EFE).- Un tribunal de Shanghái condenó hoy a dos años de prisión por “obtener ilegalmente información privada” para la farmacéutica GlaxoSmithKline (GSK) al consultor de riesgos británico Peter Humphrey y a su esposa, Yu Yingzeng.

Condenó también a la pareja, que tiene cinco días para apelar la sentencia, a pagar 150.000 yuanes (24.000 dólares), después del juicio de alrededor de quince horas que se celebró hoy en el Tribunal Popular Intermedio Número 1 de Shanghái, que retransmitió la vista a través de Weibo, el Twitter chino.

El proceso está vinculado al escándalo por presunta corrupción de la británica GSK, acusada el pasado año, junto a otras multinacionales farmacéuticas, de sobornar a hospitales y médicos en el país asiático para que usaran o promocionaran sus productos.

La consultora de Humphrey, ChinaWhys, fue contratada por GSK para buscar al “chivato” que dentro de la empresa filtró los correos electrónicos que destaparon el escándalo, al parecer enviados a directivos de la multinacional en Londres y también a las autoridades chinas.

Al respecto, la fiscalía china acusa al británico y su esposa, detenidos desde el 11 de julio de 2013 y con cargos desde agosto de ese año, de obtener ilegalmente 256 documentos que incluyen desde números de teléfono a tarjetas de identidad o actas de viajes.

Según relató hoy el fiscal, la pareja pagó entre 800 y 2.000 yuanes (130-330 dólares) por cada documento y éstos fueron facilitados por tres fuentes chinas que están siendo juzgadas por separado.

“Nuestra compra de información privada fue un error, pero no se trataba de una operación comercial”, dijo hoy Yu, quien añadió que “existe una zona gris en esta industria”.

“No tenemos otra forma de lograr” el objetivo de la compañía, subrayó su marido.

En su alegato final, Humphrey aseguró que él y su mujer sólo cumplieron con los servicios de su empresa, que son, dijo, “investigar corrupciones internas, fraudes y ayudar a cultivar un buen ambiente de trabajo”, según publica la corte en su microblog oficial de Weibo.

Tres exejecutivos de GSK, entre ellos el británico Mark Reilly, quien pidió a la compañía de Humphrey que iniciaran la investigación, fueron acusados de corrupción en mayo por la policía china, ahora en manos de la fiscalía.

El escándalo de GSK es el mayor de corrupción en el que se ve implicada una compañía extranjera en China desde las investigaciones contra el gigante minero Río Tinto en 2009, que concluyeron con condenas a prisión de entre 7 y 14 años para cuatro ejecutivos.

Humphrey y Yu, estadounidense de origen chino, son los primeros extranjeros condenados a pena de cárcel en China por realizar investigaciones ilegales.