Tráfico | T 34° H 70%

Nacionales

EEUU puede plantar cara a China en África con más calidad, según un exdiplomático

WUNI News
08/09/2014 5:07 AM

Washington, 9 ago (EFE).- La supuesta lucha entre Washington y Pekín por los recursos naturales de África se ha exagerado, según el exdiplomático David Shinn, quien dice que las áreas competitivas son el comercio y las licitaciones públicas, donde EEUU está rezagado pero puede ganar terreno con productos y servicios de mayor calidad.

Exembajador en Etiopía y Burkina Faso y experiencia diplomática en Kenia, Tanzania, Sudán, Camerún, Mauritania, Chad y Líbano, Shinn sostiene que la cumbre con más de 40 jefes de estado africanos celebrada en Washington esta semana no fue tanto una respuesta a la amenaza china como un deseo de defender los intereses de EEUU en la región.

“No creo que existiese una relación muy significativa con lo que está haciendo China”, dijo en entrevista con Efe Shinn, quien ve la cumbre recién finalizada como un reconocimiento, por parte del Gobierno estadounidense, de que no ha prestado suficiente atención a África en la última década.

La rivalidad entre China y EEUU fue motivo de largas disquisiciones durante los últimos días en Washington.

El gigante asiático superó a EEUU como el principal socio comercial de África en 2009, con intercambios que rondan los 200.000 millones de dólares anuales, muy por encima de los alrededor de 85.000 millones del país norteamericano.

Washington, con todo, niega que la cumbre sin precedentes de líderes africanos fuese un deseo de contrarrestar la influencia de su rival asiático en la región.

“La sugerencia de que la Cumbre de Líderes de EEUU y África es una reacción a algún otro evento o a las actividades de otro país en África olvida nuestras cinco décadas de sólida colaboración” con el continente, aseguró Linda Thomas, subsecretaria para África del Departamento de Estado.

Igual de rotundo fue el asesor adjunto para seguridad nacional de la Casa Blanca, Ben Rhodes.

“El presidente (Barack) Obama ha dejado claro que damos la bienvenida a los otros países que están invirtiendo en África y, sinceramente, China puede jugar un papel constructivo en áreas como el desarrollo de infraestructuras”, afirmó Rhodes.

Insistió, además, en que Washington aporta algo exclusivo: “Estamos menos concentrados en los recursos de África y más en profundizar las relaciones comerciales y de inversión”.

Los datos muestran, con todo, que tanto las importaciones chinas como las estadounidenses se concentran en recursos naturales, aunque Shinn no ve una carrera competitiva en ese frente y alerta de un importante cambio de tendencia.

“Entre el 85 % y el 90 % de todas las importaciones chinas de África son recursos naturales, ya sea petróleo, gas o minerales”, explicó el exdiplomático.

En el caso estadounidense, las importaciones de petróleo todavía son mayoritarias, apuntó Shinn, quien recordó que EEUU apenas importa minerales y destacó que el auge energético que vive el país está propiciando una fuerte caída en las compras de crudo africano.

Las importaciones de petróleo africano por parte de EEUU están en el nivel más bajo en 40 años. Si el importe rondaba los 100.000 millones de dólares hace seis años, este año va camino, de mantenerse el ritmo actual, de totalizar tan solo 15.000 millones.

“Ese no es un asunto competitivo entre África y EEUU”, dijo Shinn, quien subrayó que la situación es distinta con las licitaciones públicas, dominadas por China.

La disposición de las compañías asiáticas a aceptar menores márgenes y el que suelan tener financiación por ser empresas estatales explica, según Shinn, la ventaja china en ese frente.

Otro sector competitivo es el comercial, aunque Shinn señala que, salvo excepciones, las empresas estadounidenses “no han hecho en general un buen trabajo en vender sus productos en África”.

En su opinión, el que el continente se perciba como un todo y el miedo a epidemias como el ébola y problemas políticos o corrupción han disuadido a los emprendedores estadounidenses.

Shinn cree que la cumbre organizada por la Casa Blanca ha mejorado esa percepción y recordado que África es un continente con 54 países, más de 1.000 millones de habitantes y países que prosperan desde hace años como Ghana, Senegal, Namibia, Tanzania, Suráfrica o Cabo Verde.

Para Shinn, la ventaja de EEUU radica en que sus productos y servicios son de mayor calidad que los de China. A eso se suma el que, a diferencia de muchas empresas chinas, las estadounidenses emplean a trabajadores locales en África.

“Los estadounidenses y los europeos también suelen incluir a africanos en sus proyectos de inversión y tienen ventaja a la hora de formar a la fuerza local y transferir tecnología”, destacó Shinn, quien pronostica que los africanos “valorarán cada vez más eso”.