Tráfico | T 60° H 75%

Espectáculos | Latinoamérica

Barenboim y la orquesta Diván Este-Oeste ponen en pie a Buenos Aires

WUNI News
08/10/2014 4:54 PM
Actualizada: 08/11/2014 5:46 AM

Buenos Aires, 10 ago (EFE).- El director Daniel Barenboim, al frente de la orquesta de músicos israelíes y palestinos Diván Este-Oeste, puso hoy en pie a su Buenos Aires natal en un concierto multitudinario al aire libre que ofreció dentro del Festival de Música y Reflexión.

El director emocionó con su batuta a las más de 8.000 personas que se congregaron frente a un escenario al aire libre para escuchar piezas como “Rapsodia española”, “Pavana para una infanta difunta” y “Bolero”, del compositor francés Maurice Ravel.

Barenboim -de 71 años y nacionalidad argentina, española e israelí- dirigió a la orquesta Diván Este-Oeste, un proyecto que concibió junto al intelectual palestino Edward Said en el que la música sirve de vehículo para fomentar la comprensión entre israelíes y palestinos.

En pleno invierno austral, Buenos Aires recibió al director con una cálida ovación que al final del recital, que duró alrededor de una hora, se convirtió en un aplauso emocionado con el público en pie.

Al inicio de la actuación, Barenboim bajó del escenario y caminó entre la gente, tras pedir silencio para realizar una prueba de sonido.

Con el obediente público callado de forma sepulcral, el director, de pie entre el público, mandó tocar a la orquesta para comprobar la acústica del lugar.

El concierto, convertido en un mensaje de paz a favor del respeto a la diversidad de culturas, terminó a ritmo de tango, con la interpretación, fuera del programa, de “El firulete”, de Mariano Mores.

Barenboim se refirió a Argentina, el país que dejó cuando tenía 9 años, como un ejemplo de sociedad por la convivencia en armonía entre judíos, musulmanes y todo tipo de culturas.

Los pases gratuitos para disfrutar del concierto desde uno de los 8.000 asientos habilitados en el espacio de Puente Alsina se agotaron en tan solo tres horas, según el Gobierno de la capital.

El concierto de hoy era uno de los platos fuertes del Festival de Música y Reflexión 2014, que ha colocado a Barenboim como protagonista indiscutible de la vida cultural porteña desde el 3 de agosto.

Anoche, el director compartió escenario con la pianista argentina Martha Argerich y el grupo de humor musical Les Luthiers, en una noche inédita sobre las tablas del emblemático Teatro Colón de la capital, repleto de gente.

La revisión de las obras “La historia del soldado”, del compositor Igor Stravinski, y “El carnaval de los animales”, del francés Camille Saint-Saëns, se convirtió en un espectáculo que combinó los chistes de la puesta en escena de Les Luthiers y la excelencia musical de Barenboim y Argerich.

La pianista y el director ya habían protagonizado las primeras noches del Festival de Música y Reflexión, con funciones en el Colón en las que unas 3.000 personas disfrutaron de obras como el “Concierto para piano y orquesta N° 1 en Do mayor, Op15″, de Beethoven.

El pasado martes, la actuación de Barenboim fue en su faceta de pianista para interpretar junto a Argerich la “Sonata en Re mayor para dos pianos” de Mozart, las “Variaciones en La bemol mayor sobre un tema original para piano a cuatro manos, D. 813″ de Schubert y una adaptación de “La consagración de la primavera”, de Stravinski.

Este domingo tendrá lugar una charla pública entre Barenboim y el expresidente del Gobierno español Felipe González como parte del ciclo “Diálogo de Música y Reflexión”, una actividad cultural que se llevará a cabo en los próximos tres años en la sala principal del Teatro Colón.

El festival se cerrará el próximo martes con una función en la que la Diván Este-Oeste ofrecerá fragmentos de la ópera “Tristán e Isolda”, de Richard Wagner.