Tráfico | T 28° H 70%

Economía | Latinoamérica

En 2 años reducen en 1.295 toneladas el sodio agregado a los alimentos brasileños

WUNI News
08/12/2014 3:07 PM

Río de Janeiro, 12 ago (EFE).- Uno de los acuerdos suscritos por el Gobierno brasileño con la industria alimenticia para mejorar la dieta de la población redujo en 1.295 toneladas la cantidad de sodio agregada en al menos tres alimentos de consumo popular en 2011 y 2012, informó hoy el Ministerio de Salud.

Tal cantidad de sodio, elemento químico presente sobre todo en la sal y cuyo exceso es considerado perjudicial para la salud, fue retirada del pan de molde, los fideos instantáneos y el bollo industrial vendidos en el país en los dos primeros años de vigencia del acuerdo, según un balance divulgado por el Ministerio de Salud.

De acuerdo con la directora de Promoción de la Salud del Ministerio de Salud, Deborah Malta, en los dos primeros años de vigencia del acuerdo los fabricantes redujeron casi en un 11 % el sodio que era usado en las mezclas para el pan de molde y los bollos industrializados y en un 15 % el añadido a los fideos instantáneos.

La funcionaria agregó que el acuerdo suscrito entre el Ministerio de Salud y la Asociación de Industrias de Alimentación (Abia) prevé una reducción de 1.800 toneladas del sodio usado en estos tres alimentos hasta fines de 2014.

El Ministerio de Salud ha firmado hasta ahora cuatro acuerdos con la patronal de los productores de alimentos industrializados para reducir el contenido de sodio en sus productos.

Los cuatro acuerdos suscritos desde 2011 prevén la reducción del contenido de sal en 16 categorías de alimentos, entre los cuales algunos de consumo masivo como pan, galletas, mayonesa, pan de molde, fideos instantáneos, mezclas para tortas, frituras de maíz y diferentes aperitivos como papas fritas.

En el último de los acuerdos, el más ambicioso, los fabricantes se comprometieron a reducir en mayor proporción el contenido de sodio en productos como el requesón, el queso mozzarella, las hamburguesas, salchichas, chorizos, mortadelas y jamones, y las sopas instantáneas.

La meta del Ministerio de Salud es que los cuatro acuerdos reduzcan en 28.000 toneladas el sodio que los brasileños consumirán hasta el año 2020.

“Con sólo tres tipos de alimentos ya conseguimos retirar casi 1.300 toneladas de sodio de los supermercados. Con los cuatro acuerdos esperamos alcanzar la meta de 28.000 toneladas en 2020 y, con eso, reducir las muertes por accidentes vasculares cerebrales y por infarto”, señaló el ministro de Salud, Arthur Chioro, en la ceremonia en la que fue anunciado el primer balance.

Además de la sal, el sodio en los alimentos industrializados también está presente en los conservantes, edulcorantes, fermentos y en los productos que realzan el sabor.

Según cálculos del Gobierno, el brasileño consume un promedio de 12 gramos de sal por día, superior a los 5 gramos recomendados como límite máximo por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Casi la mitad de la población cree que está consumiendo la cantidad ideal, pero sabemos que eso no es verdad. Los acuerdos para reducir la sal son importantes porque ayudan a disminuir la cantidad precisamente en los productos en que el consumidor no percibe que tienen sodio”, afirmó el ministro.

El Gobierno prevé que una reducción del consumo de sal a los límites recomendados por la OMS puede disminuir en un 15 % el número de accidentes vasculares cerebrales en Brasil y en un 10 % los infartos, así como elevar en cuatro años la expectativa de vida de los hipertensos.