Tráfico | T 29° H 28%

Mundo

La Iglesia pide benevolencia con el cura español ligado a las pandillas, según el fiscal

WUNI News
08/12/2014 11:16 PM

San Salvador, 12 ago (EFE).- La iglesia católica pidió a la Fiscalía de El Salvador que sea benevolente con el sacerdote español Antonio Rodríguez, detenido desde hace dos semanas por acusaciones de colaborar con pandillas, informó hoy el fiscal general, Luis Martínez.

El funcionario refirió que se reunió recientemente con el nuncio apostólico en El Salvador, Léon Kallenga, y el arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas, a quienes informó del caso del religioso español.

“Hemos conversado con el nuncio apostólico y con monseñor Escobar Alas sobre esos temas; ellos están bien claros del rol que jugó el padre Toño” (como se conoce a Rodríguez) en los casos investigados, declaró Martínez en una entrevista con Telecorporación Salvadoreña.

Apuntó que “ellos me han pedido que seamos benevolentes con él; estamos en plena disposición de colaborar con la iglesia, a la cual pertenezco como ciudadano (…); vamos a procurar atender ese pedido que me han hecho su eminencia el nuncio y el señor arzobispo”.

Rodríguez continúa en un hospital privado de San Salvador, bajo vigilancia policial, a donde fue llevado el pasado viernes por problemas de hipertensión y diabetes.

Martínez reiteró que las investigaciones de la Fiscalía General de la República (FGR), en particular las interceptaciones telefónicas, involucran al sacerdote español en acciones de colaboración con cabecillas de pandillas presos.

En otras declaraciones a periodistas, el fiscal general rechazó que haya “persecución política” contra Rodríguez, en lo que coincidió, por su parte, el ministro de Justicia y Seguridad Pública, Benito Lara.

La defensa de Rodríguez, así como diversas organizaciones religiosas y sociales, han señalado que las acciones de la FGR contra el sacerdote obedecen a “persecución política” y exigen que haya un “debido proceso” en este caso.

Rodríguez, un sacerdote pasionista que trabaja desde hace varios años en la rehabilitación de pandilleros salvadoreños, es el párroco de Mejicanos, un municipio cercano a San Salvador.

La FGR acusa al religioso de los delitos de asociaciones ilícitas, tráfico de influencias e introducción de objetos prohibidos en centros penitenciarios, vinculados directamente con un cabecilla preso de la pandilla Mara 18, Carlos Mojica, alias “El Viejo Lin”, y otros pandilleros.