Tráfico | T 54° H 97%

Espectáculos | Latinoamérica

Novilleros colombianos en huelga de hambre para defender el toreo en Bogotá

WUNI News
08/12/2014 12:02 AM

Noelia Cigüenza

Bogotá, 11 ago (EFE).- Un grupo de ocho novilleros colombianos entró hoy en su séptimo día de huelga de hambre indefinida en las afueras de la plaza de toros La Santamaría de Bogotá para pedir al Gobierno local el regreso de la fiesta taurina a la capital del país.

Las corridas de toros en la capital colombiana fueron prohibidas en junio de 2012 por su alcalde, Gustavo Petro, quien al principio de su gestión rescindió el contrato de alquiler de la plaza de toros a la Corporación Taurina de Bogotá, lo que cerró definitivamente las puertas a la celebración de corridas en ese tradicional coso capitalino.

De este modo, Petro, en su lucha por la protección de los derechos de los animales, pretendía garantizar que estos espacios públicos se utilicen para actividades “de vida y no de muerte”, como el regidor bogotano considera a la celebración de corridas de toros.

Los novilleros, visiblemente débiles y perjudicados, se refugian de la lluvia y el frío bajo una carpa instalada en un costado de la plaza de toros donde reciben asistencia sanitaria 24 horas.

“Queremos que se nos escuche porque nos están violando el derecho a la libre expresión, a la libertad de elegir nuestro trabajo”, dijo a Efe el novillero Diego Alejandro Torres.

Con esta huelga de hambre, secundada por el colectivo de la tauromaquia de Colombia, las jóvenes promesas del toreo solicitan que se “acaten” las normas y rechazan la determinación de las autoridades locales de invertir 37.000 millones de pesos (unos 20 millones de dólares) para reformar el coso taurino y convertirlo en un espacio para eventos culturales, deportivos y artísticos.

Por su parte, el secretario de Hacienda de Bogotá, Ricardo Bonilla, manifestó que las corridas de toros no volverán a la capital, al menos, durante la administración de Gustavo Petro, y que La Santamaría no se utilizará para el toreo.

Según los novilleros, el cierre de la plaza La Santamaría ha provocado la desaparición de unos 35.000 empleos y pérdidas a ganaderos, toreros y responsables de la fiesta brava colombiana y, en concreto, la clausura del museo taurino, que albergaba la plaza, la calificaron de “saqueo” donde se perdieron o se dañaron muchas piezas.

Los novilleros sostienen que el cierre de la plaza de toros es “ilegal” al violar la ley 916 de 2004 que establece que las corridas de toros no se pueden prohibir porque están consideradas como patrimonio cultural.

Por su parte, el novillero Alfredo Peña aseguró a Efe que Petro tomó “decisiones arbitrarias” al prohibir las corridas de toros y ahora “pretenden transformar la plaza” en centro de espectáculos.

“Esto se inició y la lucha continúa”, dijo Peña, quien explicó que mantendrán la huelga de hambre hasta que la Alcaldía se manifieste.

Esta misma mañana, dos de los novilleros fueron hospitalizados por problemas de salud y posteriormente uno de ellos, José Luis Vega, de 20 años, que presentaba síntomas de hipoglucemia y fiebre, fue dado de alta.

No obstante, horas más tarde, Vega anunció a Efe su decisión de finalizar la huelga de hambre por recomendaciones médicas y que, aunque, el novillero quiere continuar “el cuerpo no le rinde”.

“Quiero torear en mi plaza, me crié en este sector y mi sueño era torear en La Santamaría”, admitió.

Las jóvenes promesas hicieron un llamado e instaron a los aficionados taurinos para que les apoyen en esta protesta y se movilicen en contra de las políticas antitaurinas de la Alcaldía.

El presidente de la Unión de Toreros de Colombia (Undetoc), Pepe Manrique, dijo a Efe que la asociación apoya “totalmente” a los novilleros y se refiere a la tauromaquia como una “expresión del ser humano”.

“Queremos charlar con él (el alcalde), pero, al parecer, él no quiere, no se ha manifestado, estaremos ahí apoyándoles hasta que haya una luz verídica y exacta de que ellos se comprometen”, añadió.

Manrique confirmó a Efe que aún esperan el fallo de la Corte Constitucional de Colombia que debe decidir sobre una tutela presentada por la Corporación Taurina que busca anular la orden del alcalde.

Petro prohibió las corridas de toros en Bogotá en 2012, una polémica medida aplaudida por los defensores de los animales, siguiendo el ejemplo de ciudades como Barcelona, que abolió también los toros en la ciudad condal ese mismo año. EFE

ncr/joc/ics