Tráfico | T 69° H 51%

Mundo

La Justicia turca autorizó que se espiaran millones de e-mails, según diario

WUNI News
08/13/2014 6:46 AM

Viena, 13 ago (EFE).- Un juzgado de Estambul aprobó en 2009 una solicitud de la Policía para poder espiar las consultas en internet y el correo electrónico de millones de personas dentro de una operación antiterrorista, informa hoy el diario Hürriyet.

El diario reproduce una solicitud de un exjefe policial al Tribunal criminal número 13 de Estambul en la que se pide el acceso al tráfico web y a las cuentas de correo de todos los residentes en la región del Mar de Mármara, incluida Estambul, lo que supone unos 18 millones de personas.

La petición se argumentó en la necesidad de luchar contra organizaciones ilegales, como la guerrilla del Partido de los Trabajadores del Kurdistán y varios grupos de extrema izquierda o islamistas considerados terroristas.

La Policía también pidió poder controlar la identidad de personas con cuentas de correo electrónico fuera de Turquía.

En la petición se indicaba que los datos recogidos no serían usados como pruebas en un posible juicio sino sólo como material de inteligencia.

El tribunal autorizó la campaña de espionaje durante tres meses justificándose en la necesidad de acceder a información para prevenir actos terroristas, según un documento que publica Hürriyet.

La documentación forma parte de un reciente informe sobre la implicación de mandos policiales en la campaña de escuchas telefónicas y espionaje, incluso a dirigentes políticos, que ha salido a la luz en los últimos meses.

El escándalo estalló a raíz del enfrentamiento entre el movimiento religioso Gülen y el Gobierno conservador turco, aliados durante años y ahora abiertamente enfrentados.

El Gobierno turco acusa a Gülen de usar su influencia en la judicatura y la Policía para montar un Estado paralelo y organizar un complot contra él.

Numerosas grabaciones en las que parecía escucharse al primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, en conversaciones comprometedoras han sido filtradas en los últimos meses.

El Gobierno ha destituido o cambiado de puesto a cientos de policías, jueces y fiscales supuestamente vinculados a Gülen y varios oficiales.