Tráfico | T 51° H 52%

Mundo

Indonesia prevé seguir buscando a los españoles desaparecidos, según sus familias

WUNI News
08/23/2014 12:38 PM

Madrid/Palma, 23 ago (EFE).- Las autoridades de Indonesia tienen la intención de continuar colaborando en la búsqueda de los dos españoles desaparecidos en un naufragio, según han sabido esta tarde las familias de ambos, que no obstante están a la espera de una confirmación oficial de esta “esperanzadora” noticia.

Así lo ha relatado a Efe Fernando de Miguel, hermano de Jorge, uno de los desaparecidos tras el naufragio de un crucero turístico hace una semana en el sureste del archipiélago indonesio.

Las familias de Jorge de Miguel y de Víctor García recibieron primero la noticia de que las autoridades de Indonesia daban por terminado hoy el operativo de búsqueda de los dos españoles, en aplicación del protocolo de ese país, según informó oficialmente el portavoz de la Agencia Nacional de Mitigación de Desastres de Indonesia, Sutopo Purwo Nugroho.

Pero poco después han recibido noticias por parte de fuentes españolas que apuntan a que el Gobierno de Indonesia tiene previsto continuar poniendo medios para seguir con la búsqueda de los desaparecidos, por un tiempo que no les han precisado, y ahora están a la espera de concretar esa posibilidad.

La noticia ha sido recibida con mucha esperanza por los familiares y allegados de Jorge y Víctor, algunos de los cuales se han desplazado a Indonesia para colaborar en las labores de búsqueda.

Hoy se han reunido con el cónsul español en Indonesia y tienen claro que de allí “no van a volver con las manos vacías”, según de Miguel, quien ha añadido que ambas familias siguen con la esperanza de encontrarlos con vida.

Después de que las autoridades de Indonesia hayan dado hoy por terminado el operativo de búsqueda de los dos españoles, las familias de ambos han pedido en un comunicado conjunto que sigan buscando, al mantener la expectativa de que puedan seguir vivos.

Los dos españoles desaparecieron el 16 de agosto cuando la embarcación, en la que viajaban 25 personas, naufragó frente a las costas de la isla de Sumbawa, en el sureste del archipiélago, tras chocar contra un arrecife de coral.

El resto de los 23 ocupantes del barco, incluidos los españoles Rafael Martínez, periodista de la Agencia EFE, y María Pallol, fueron rescatados a lo largo del sábado y del domingo pasados.

La búsqueda se ha visto dificultada estos días debido a las fuertes corrientes y a los remolinos que se forman entre las islas.

Familiares y amigos de los desaparecidos formaron una expedición para ayudar a las autoridades del país en la búsqueda y hoy han podido desembarcar en la isla de Sangean, donde sospechan que podrían haber llegado nadando, “por primera vez tras tres días de intentos infructuosos”, señalan en la nota emitida desde Palma porque el hermano de uno de los desaparecidos reside en Ibiza.

Aseguran que la zona rastreada, en el norte, es donde podrían haber llegado los dos desaparecidos, según el relato del resto de los supervivientes.

Añaden que las condiciones del suelo de esta área, de rocas y densa vegetación, presentan grandes dificultades para caminar.

En la inspección aérea realizada con un helicóptero fletado por ambas familias, han podido constatar que, a pesar de no haber evidencias de existencia de agua al menos en el área observada, existen numerosas especies animales, “lo que indica que en algún lugar de la isla existiría agua potable y alimento”.

También recalcan que “no se han encontrado los chalecos salvavidas que llevaban”.

Tras entrevistarse con los supervivientes rescatados, los familiares aseguran que la mayoría muestra extrañeza por la desaparición de ambos y por el hecho de que no hubieran podido llegar a la isla ya que “los consideraban los más fuertes y mejor preparados física y psicológicamente”.

Mañana preven realizar “una inspección más exhaustiva y extensa sobre la zona” e intentan negociar con las autoridades indonesias para que sigan aportando a la expedición una embarcación de búsqueda.

Por otra parte, solicitan a los medios de comunicación que no hagan públicas fotos o vídeos donde se pueda identificar a los desaparecidos, mientras duren las labores de rescate que se están desarrollando.