Tráfico | T 53° H 57%

Mundo

La India y Pakistán se acusan de la muerte de cuatro civiles en la frontera

WUNI News
08/23/2014 2:21 PM

Nueva Delhi, 23 ago (EFE).- La India y Pakistán se acusaron mutuamente de matar hoy a cuatro civiles -dos en cada país- tras abrir fuego “no provocado” con fusiles y artillería a lo largo de su frontera, informaron fuentes oficiales.

Los choques comenzaron de madrugada en la zonas indias de Arnia y Pura y paquistaníes de Chaprar y Harpal de la llamada Línea de Control (LoC) en Cachemira, de acuerdo con fuentes militares de ambos bandos.

Según la versión india, tropas paquistaníes abrieron fuego con morteros “sin provocación” y mataron a dos civiles e hirieron a seis personas en el bombardeo de 22 puestos militares y 13 pueblos.

Ante lo que India considera en el mayor ataque a través de la frontera en lo que va de año, 3.000 personas han sido evacuadas de ocho pueblos cercanos a la frontera para garantizar su seguridad, dijo el comisionado de Jammnu, Shant Manu al diario Times of India.

Mientras, el Ejército paquistaní afirmó en un comunicado que fuerzas del país vecino abrieron fuego también “sin provocación”, lo que costó la vida a dos civiles.

Los últimos dos meses la India y Pakistán se han acusado de violar en numerosas ocasiones el alto el fuego acordado en 2003.

Pakistán acusó en julio a tropas indias de matar a un civil y herir a otros cuatro, mientras que la India acusó al Ejército paquistaní de la muerte de uno de sus soldados y de provocar heridas a otras siete personas.

Los incidentes continúan a pesar de que el primer ministro paquistaní, Nawaz Sharif, y su homólogo indio, el nacionalista hindú Narendra Modi, acordaron a finales de mayo “poner en común una agenda de desarrollo, la cual es imposible sin paz en la región”.

Pakistán y la India, en posesión del arma atómica desde finales de los noventa, han librado dos guerras y conflictos menores por Cachemira.

A los pies del Himalaya, Cachemira es la única región de la India con mayoría musulmana y por eso Pakistán reclama su soberanía desde la partición del subcontinente, realizada en 1947 con criterios religiosos.