Tráfico | T 57° H 81%

Espectáculos

Empieza el colorido carnaval londinense de Notting Hill

WUNI News
08/25/2014 9:13 AM

Londres, 24 ago (EFE).- El multitudinario carnaval de Notting Hill, el mayor festival callejero de Europa, comenzó hoy en el céntrico barrio londinense del que recibe su nombre, con su característica combinación de música y platos caribeños.

Acompañados del buen tiempo, miles de visitantes se han dado cita en el vistoso espectáculo, tradicionalmente de carácter lúdico y reivindicativo, que desde primeras horas del día se veía amenizado con ritmos afrocaribeños, silbatos y aparatosas vestimentas.

Hoy, domingo, se celebra la jornada dedicada a los niños y fueron muchos los pequeños que, vestidos de coloridos disfraces y acompañados de adultos, disfrutaron de la fiesta.

Según indicó hoy un portavoz de la organización del festival, este año los distintos templetes distribuidos por las calles de Notting Hill rinden tributo al tambor metálico, el instrumento nacional de Trinidad y Tobago, que desde la década de los 60 y hasta hoy ha desempeñado un papel crucial en el evento, camino de cumplir los 50 años en 2016.

Los organizadores sostienen que “hay evidencias documentales” que muestran que el primer carnaval de Notting Hill, con actuaciones, disfraces, música y pancartas, tuvo lugar en 1966.

“El carnaval es una celebración maravillosa y subraya lo que la comunidad caribeña hace por Londres”, afirmó el alcalde de la ciudad, Boris Johnson, a los medios locales.

Este año, además, hay dos factores “que lo hacen incluso más especial”, según observó el primer edil: “el 50 aniversario del tambor metálico, así como una nueva aplicación para móviles que guiará al visitante por la ruta del carnaval”.

Mañana lunes -día festivo en el Reino Unido- se festejará el habitual gran desfile que recorrerá todas las esquinas de Notting Hill al son de más de 40 gigantescos equipos de música, si bien el parte meteorológico británico anticipa un día lluvioso.

A lo largo de los festejos, se prevé que este popular evento atraiga a más de un millón de visitantes. Por ello, la seguridad es, como viene siendo habitual, uno de los factores que más se cuidan e inquietan a la Policía Metropolitana de Londres.

En previsión de posibles incidentes, varios negocios y residentes de ese barrio han cerrado y sellado sus propiedades para evitar posibles daños.

Scotland Yard ha desplegado a un total de 6.000 agentes para velar por la seguridad, y durante los días previos al carnaval ha llevado a cabo una operación especial en la que se han efectuado docenas de detenciones y se han requisado armas, drogas y 78.000 libras en efectivo.

El pasado jueves, los agentes realizaron varias redadas en ese barrio del oeste de Londres que se saldaron con 126 personas detenidas, muchas de las cuales han sido liberadas bajo fianza pero tienen prohibida la entrada al carnaval.

La Met tiene dispuesto un equipo de agentes entrenados en detectar a esos individuos “fácilmente reconocibles” en caso de que rompan el veto impuesto.

“Estamos comprometidos a asegurar que el carnaval de Notting Hill continúa siendo un evento seguro, vibrante y divertido”, apuntó hoy la subinspectora jefe Robyn Williams a la agencia de noticias local británica Press Association (PA).

La operación en marcha tiene como objetivo garantizar “que aquellos que tienen la intención de ocasionar problemas en el carnaval no se salen con la suya”, agregó la inspectora, quien instó a la ciudadanía a acudir a la policía “si conocen a alguien que esté planeando emplear el carnaval para cometer delitos”.

Este fin de semana, esos agentes especiales revisarán a conciencia las cámaras de vigilancia en directo instaladas en la zona en busca de posibles agresores, según la portavoz de la Met.

Además, tanto la Policía Metropolitana de Londres como la Policía Británica de Transporte están en alerta en trenes y autobuses para mantener el orden.

Este colorido festival, todo un baño de multitudes que ya va por su 49 edición, fue creado por los inmigrantes afrocaribeños residentes en Londres como respuesta a la oleada de incidentes racistas registrados en la época.