Tráfico | T 42° H 43%

Mundo

La Iglesia salvadoreña agradece al papa por el respaldo a la beatificación de Romero

WUNI News
08/25/2014 10:45 AM

San Salvador, 24 ago (EFE).- La Iglesia católica de El Salvador agradeció hoy al papa Francisco por su respaldo al proceso de beatificación del asesinado arzobispo de San Salvador, Oscar Arnulfo Romero, y por sus recientes declaraciones con relación a este caso.

El papa dijo el lunes pasado que “Romero es un hombre de Dios” y que “no hay algún impedimento” a su beatificación.

“Nos complace grandemente las declaraciones de su santidad el papa Francisco sobre la beatificación de monseñor Romero, la que hiciere en su reciente viaje apostólico a Corea”, dijo hoy en conferencia de prensa el arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas, durante su tradicional conferencia dominical en Catedral Metropolitana.

“La iglesia en El Salvador agradece profundamente la voluntad del papa al impulsar con tanto entusiasmo la causa de monseñor Romero”, agregó.

El proceso de beatificación de Romero se encontraba paralizado, pero ha vivido una aceleración desde la elección del papa Francisco.

Por su parte, la iglesia salvadoreña inició el 15 de agosto pasado el trienio en honor a Romero de cara a la celebración de sus 100 años de nacimiento, el 15 de agosto de 2017.

El objetivo de este trienio, que se celebrará en todas la parroquias a nivel nacional, es dar a “conocer más la persona de monseñor Romero, su vida y su doctrina, y además para pedir a Dios su pronta canonización”, destacó.

“Que Dios nos conceda la gracia de ver pronto en los altares a nuestro tan amado obispo mártir”, añadió el prelado.

En 1994 se abrió el proceso de beatificación de Romero y la iglesia católica salvadoreña ha expresado que confía en que Romero sea canonizado antes de 2017, el año del centenario de su nacimiento.

Óscar Arnulfo Romero, que se caracterizó por defender a los más pobres y desprotegidos, fue asesinado de un disparo cuando oficiaba misa en la capilla de un hospital para enfermos de cáncer de San Salvador el 24 de marzo de 1980, en los días previos al estallido del conflicto armado salvadoreño (1980-1992).