Tráfico | T 49° H 100%

Espectáculos | Latinoamérica

Materiales desechados se convierten en arte y atraen al público en Brasil

WUNI News
08/26/2014 10:51 AM

Sao Paulo, 25 ago (EFE).- Materiales de la cotidianidad, que normalmente pararían en la basura, fueron reciclados y transformados en doce obras de arte contemporáneo que están expuestas desde el último fin de semana en Sao Paulo y que hoy algunos de los visitantes calificaron como “impresionantes sensaciones visuales”.

“La exposición reunió un concepto común, que es el ‘ready made’ y define a los artistas que trabajan con objetos ya formados, del cotidiano, que son pensados para convertirlos en obras de arte”, explicó a Efe la guía del Centro Cultural Banco do Brasil (CCBB), que acoge la muestra “Ciclos”, Nina Paschoal.

La obra que abre la exposición es “Ciclo-Crear con lo que tenemos”, de la portuguesa Joana Vasconcelos,inspirada en el estilo “ready-made” de Marcel Duchamp, en la que la artista creó un inmenso lustre hecho de tampones vaginales.

Vasconcelos montó la lujosa lámpara con un material aparentemente no reciclable y con el que consiguió imitar brillantes en forma de cascada.

“Ese primer lustre, colgado en la entrada, es impresionante y nunca imaginé que fuese de tampones femeninos”, señaló a Efe la analista de sistemas Vanessa Breves, una de las visitantes de la exposición.

Además del lustre, otras obras impactan por lo visual o lo sonoro, como el caso del montaje de instrumentos musicales a partir de una colección de armas reunidas por el artista mexicano Pedro Reyes, en la que los revólveres formaron un xilófono.

Reyes contó con centenas de armas decomisadas por las autoridades mexicanas a los narcotraficantes y con la ayuda de entidades del Gobierno construyó una “banda automatizada”, con “sonidos fuertes para impactar en los oídos”, comentó Paschoal.

“Creo que con la obra de Reyes, las personas quedan muy impactadas, tanto por las armas y su procedencia, como por el ruido que producen. Son armas que se convirtieron en instrumentos que tocan solos y son programados por un computador”, explicó la guía.

Palitos de dientes, hojas de barbear y vasos desechables también se transformaron en piezas de la exposición.

En el caso de los vasos desechables, ellos están en una sala vacía, uno dentro de otro, formando una figura que es confundida por los visitantes por una espuma de colchón, una nube o nieve.

“A través de esta exposición proponemos al público una reflexión sobre cómo una nueva mirada sobre objetos comunes pode modificar la experiencia de lo cotidiano, evidenciando que es posible pensar diferente sobre aquello que parece ser siempre lo mismo”, señaló en un comunicado el comisario de la muestra, Marcello Dantas.

Otro tema abordado por los catorce artistas de diferentes nacionalidades es el uso de la tecnología en el arte, como el español Daniel Canogar, quien utiliza materiales electrónicos descartados que se mezclan con una proyección de vídeo.

El joven brasileño Daniel Senise también participa de la exposición con un enigmático salón con azulejos pálidos, de cartulinas, que transmiten la sensación de un “vacío a propósito”, comentó Paschoal.

“Él juntó catálogos e invitaciones de exposiciones para formar ese piso de azulejos y al mismo tiempo que muestra una idea de vacío hace un llamado de conciencia ante el desperdicio de materiales usados en la divulgación artística”, añadió.

La exposición artística en el CCBB, localizado en el centro histórico de la capital paulista, se extenderá hasta el 27 de octubre y la entrada es gratuita para el público.