Tráfico | T 33° H 78%

Mundo

El próximo primer ministro de Turquía quiere una nueva Constitución

WUNI News
08/28/2014 12:10 AM

Ankara, 27 ago (EFE).- El próximo primer ministro de Turquía, Ahmet Davutoglu, ratificado hoy por aclamación como nuevo líder del gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), aboga por una nueva Constitución que garantice “las libertades y la democracia”.

“Necesitamos una nueva Constitución, una Constitución hecha por primera vez por el pueblo, una Constitución de las libertades y la democracia”, declaró Davutoglu ante miles de simpatizantes en un congreso extraordinario del AKP celebrado en Ankara.

Aunque el AKP tiene mayoría absoluta en el Parlamento, no cuenta con los dos tercios de la cámara necesarios para aprobar una nueva Carta Magna, de ahí que las elecciones legislativas de 2015 sean claves para la formación.

En el multitudinario congreso del AKP, el hasta ahora ministro turco de Exteriores ha sido proclamado sucesor al frente del partido y del Gobierno del próximo presidente del país, Recep Tayyip Erdogan, al lograr todos los votos válidos emitidos por los 1.388 delegados con derecho a sufragio.

Davutoglu ya fue designado la semana pasada por el comité ejecutivo de AKP el único candidato a liderar la formación islamista, que ha dominado la política turca en los últimos 12 años.

Erdogan, quien mañana asumirá la presidencia de Turquía, avanzó que tan pronto sea jefe de Estado encargará a Davutoglu formar Gobierno.

“Si Dios quiere, vamos a dar a Davutoglu el mandato mañana para formar Gobierno y el nuevo gabinete será anunciado el viernes”, dijo Erdogan ante sus partidarios en el pabellón Ankara Arena.

En su último discurso como líder del AKP, Erdogan respondió a las críticas de la oposición de que Davutoglu será un simple “títere” que aplicará las decisiones del nuevo presidente.

“El AKP no ha sido nunca un partido de un solo hombre”, subrayó Erdogan, quien defendió la autonomía que tendrá Davutoglu al frente del Ejecutivo.

Davutoglu, considerado uno de los colaboradores más leales de Erdogan, indicó en su discurso que su objetivo es trabajar por una Turquía en la que todos los grupos étnicos y religiosos vivan en armonía y libertad.

Otros de sus propósitos son poner fin al conflicto con la guerrilla kurda y acabar con el “Estado paralelo”, como el Gobierno define a los simpatizantes del predicador exiliado Fethullah Gülen en puestos de responsabilidad institucional.

Todos los partidos políticos consideran que la actual Constitución turca -aprobada en 1982 bajo la dictadura militar- debería mejorarse, pero tienen importantes divergencias sobre los cambios necesarios y la forma de llevarlos a cabo.

Erdogan ha dejado claro que aspira a un sistema presidencialista con amplios poderes para el jefe del Estado, lo que sólo se puede lograr con cambios constitucionales.