Tráfico | T 57° H 67%

Mundo

Presiones a la policía y a los servicios de menores en el norte de Inglaterra tras el informe

WUNI News
08/28/2014 4:01 AM

Londres, 27 ago (EFE).- Autoridades policiales y de los servicios de protección al menor en Rotherham (región de South Yorkshire) entre 2005 y 2010 afrontan hoy crecientes presiones a raíz del informe que destapa unos 1.400 casos de abusos sexuales sufridos por menores durante 16 años en esa localidad del norte de Inglaterra.

El documento, divulgado ayer y que ha causado conmoción en el Reino Unido, fue elaborado por encargo del Ayuntamiento de Rotherham, después de que cinco hombres de origen paquistaní fuesen encarcelados en 2010 por explotación sexual de niñas, y señala múltiples fallos de la policía, las autoridades municipales y las agencias de protección de menores.

Entre 2005 y 2010, Shaun Wright fue la persona al frente de los servicios de protección al menor del Ayuntamiento de Rotherham y los abusos registrados por el citado estudio fueron cometidos, a menudo ante la inacción de las autoridades, por bandas criminales entre los años 1997 y 2013, según denuncia ese estudio.

Pese a que Wright ha pedido disculpas por los fallos cometidos durante esos años, sus rivales políticos exigen hoy que dimita de ese puesto al igual que hizo ayer el líder del Ayuntamiento de Rotherham, Roger Stone.

El líder del grupo liberaldemócrata del Ayuntamiento de Sheffield, Colin Ross, indicó hoy que Wright “era el concejal a cargo de los servicios de menores en el Ayuntamiento de Rotherham y también estuvo con la autoridad de la Policía de South Yorkshire cuando ambas organizaciones fueron conscientes del nivel de explotación sexual a menores, y escogió no hacer nada sobre ello”.

“Es difícil ver cómo las personas de esa localidad podrán confiar en él si continúa en ese cargo”, agregó Ross.

Por su parte, la eurodiputada del UKIP para Yorkshire y Humber Jane Collins exigió “categóricamente” la dimisión “de todas las personas directa o indirectamente implicadas en este caso”.

Según el informe, niñas de solo once años fueron violadas por varias personas a la vez, mientras otros menores fueron secuestrados, golpeados y llevados a otras ciudades de Inglaterra durante esos 16 años.

Las víctimas incluyen sobretodo a niñas y a un pequeño número de niños, e indica que casi todos los autores de los delitos eran de origen paquistaní.

Algunos niños fueron amenazados con pistolas, rociados con gasolina y obligados a asistir a violaciones, de acuerdo con el documento, que achaca la mayoría de los delitos a redes paquistaníes de explotación sexual que actuaban en Rotherham y en otras localidades del norte de Inglaterra.

La autora del documento, Alexis Jay, una antigua trabajadora social, indicó ayer que muchas de las pruebas que se presentaron a la policía y las autoridades municipales desde 1997 en Rotherham fueron pasadas por alto y no se tuvieron en cuenta.

Al menos un tercio de los abusos sufridos por esos 1.400 niños eran conocidos por las agencias de protección de menores, según el documento.