Tráfico | T 42° H 55%

Mundo

Un tribunal retira los cargos de asesinato contra el ex primer ministro de Tailandia

WUNI News
08/28/2014 10:43 AM

Bangkok, 28 ago (EFE).- Un tribunal tailandés retiró hoy los cargos de asesinato y abuso de poder contra el ex primer ministro Abhisit Vejjajiva por las protestas antigubernamentales disueltas violentamente por el Ejército en 2010.

El juez también exoneró al entonces viceprimer ministro Suthep Thaugsuban, que junto con Abhisit ordenó a los soldados desalojar a los manifestantes conocidos como los “camisas rojas” acampados en el centro de Bangkok para exigir elecciones.

La corte de lo Penal en Bangkok dictaminó que no tiene jurisdicción para juzgar a los acusados porque entonces ocupaban cargos públicos y actuaban bajo la ley de excepción y, por tanto, sólo podrían ser juzgados en el Tribunal Supremo, informa el diario “Bangkok Post”.

Los “camisas rojas”, seguidores del ex primer ministro exiliado Thaksin Shinawatra, acusaban el entonces Ejecutivo de haber llegado al poder sin pasar por las urnas y después de la disolución del Gobierno anterior en una controvertida decisión judicial.

Las manifestaciones de 2010 comenzaron en marzo y fueron disueltas en mayo, con 92 muertos y unos 1.800 heridos, la mayoría civiles, en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad.

Acompañado por Abhisit, el ex viceprimer ministro apareció en el tribunal vestido con una túnica budista, ya que se ha ordenado monje de forma temporal, una costumbre habitual en Tailandia.

Tras abandonar sus cargos a finales de 2013, Suthep Thaugsuban lideró protestas contra el Gobierno de la entonces primera ministra, Yingluck Shinawatra, y su sustituto, Niwattumrong Boonsongpaisan, defenestrado en el golpe de Estado del pasado 22 de mayo.

Yingluck, hermana menor de Thaksin Shinawatra, había sido destituida dos semanas antes de la asonada por el Tribunal Constitucional acusada de abuso de poder, tras casi tres años en el poder.

Thaksin y sus aliados cuentan con un gran apoyo en las zonas rurales del noreste, mientras que sus detractores tienen el respaldo de la mayoría de la élite burocrática y monárquica, el Ejército y el electorado sureño.

Tailandia arrastra una grave crisis política desde el golpe de Estado de 2006 contra Thaksin, que vive en el exilio para evitar una condena a dos años de cárcel por corrupción que le impuso un tribunal en 2008.